Dimite la historiadora que se hizo pasar por negra: “Soy una sanguijuela cultural”

Jessica Krug admite en su blog que fingió su color de piel y que su vida está construida sobre “una violenta mentira antinegra”

Escándalo en el mundo académico de Estados Unidos. La profesora de la Universidad George Washington Jessica A. Krug se hizo pasar durante años como negra cuando en realidad es una mujer blanca judía. “He construido mi vida sobre una violenta mentira antinegra”, escribió en su blog la docente, que añadió en su demoledora revelación: "Durante la mayor parte de mi vida, cada cosa que he hecho, cada relación que he tenido, ha estado arraigada en un suelo tóxico con el napalm de mentiras”.

La universidad en la que trabajaba informó que Jessica Krug “ha renunciado a su cargo, con efecto inmediato”, según informó en Twitter. “Sus clases de este semestre serán impartidas por otros miembros de la facultad, y los estudiantes de esos cursos recibirán información adicional esta semana”.

Krug, quien enseñó historia afroamericana y se especializó en temas de cultura africana y diáspora, admitió la semana pasada en una publicación de su blog que se había presentado como afrocaribeña de Nueva York cuando en realidad es una mujer judía blanca de los suburbios de Kansas City. Expresó un profundo remordimiento y culpó de su engaño a los “demonios de la salud mental no tratados” que se remontan a la infancia.

Krug no ha hablado públicamente desde que contó su dolorosa verdad en el blog. Su revelación avivó una tormenta de críticas en internet, así como un debate sobre la validez de su trabajo académico. Duke University Press, que publicó el libro de Krug en 2018, “Fugitive Modernities”, anunció que las ganancias del libro se destinarían a “un fondo que apoyará el trabajo de los académicos negros y latinos”.

Gisela Fosado, directora editorial de Duke University Press, escribió en un comunicado que “aquellos de nosotros que estamos conectados con Krug y su beca, y especialmente aquellos de nosotros que somos personas de color, estamos lidiando con varias capas de ira y dolor ". Fosado escribió que ella era una de las muchas personas que fueron engañadas personalmente por Krug a lo largo de los años, y dijo que Krug insistió en que su último nombre en realidad se pronunciaba “Cruz”.

El fraude de identidad de Krug duró años. La historiadora se benefició de "fondos y otras oportunidades que estaban destinadas a académicos no blancos”, escribió Fosado. “Es posible que la beca de Krug no hubiera existido sin la financiación que era inseparable de sus dos décadas de mentiras”.