La Justicia británica anula el fallo que daba a Guaidó control sobre el oro de Venezuela en Reino Unido

Aun así, la oposición venezolana celebra el fallo adverso de Londres porque no entrega “el oro de los venezolanos” a Maduro

El Tribunal de Apelaciones de Londres ha anulado este lunes el fallo del pasado 2 de julio que otorgaba al líder opositor venezolano, Juan Guaidó, control sobre el oro de Venezuela depositado en Reino Unido. La corte se pronunció ayer a favor del recurso elevado contra esa decisión por la junta del Banco Central de Venezuela, nombrada por el presidente Nicolás Maduro, que reclama las reservas que custodia el Banco de Inglaterra.

Las 31 toneladas de lingotes de oro, valorados en más de 1.300 millones de dólares, protagonizan desde hace tiempo un complicado rompecabezas con una gran pregunta de fondo: ¿Quién es el presidente de Venezuela? Durante décadas, Caracas ha almacenado oro que forma parte de sus reservas del Banco Central en bancos extranjeros, tanto en Europa como en Estados Unidos, una estrategia nada extraña que siguen otras muchas naciones.

En el caso concreto de los lingotes que están ahora en la bóveda del Banco de Inglaterra, Maduro los reclamó para hacer frente a la pandemia del coronavirus. Sin embargo, la institución rechazó la solicitud, argumentando que el Ejecutivo de Boris Johnson reconoció en 2019 (junto a otros 50 países, entre ellos España) como gobierno legítimo a Guaidó.

En este sentido, el pasado mes de julio, el Tribunal Superior británico recalcó que Guaidó se trataba de la persona legitimada para gestionar el oro. Sin embargo, Maduro recurrió el fallo y ahora los jueces Kim Lewison, Stephen Males y Stephen Phillips, del Tribunal de Apelaciones, remiten el caso de nuevo a la división Comercial y de la Propiedad del Tribunal Superior a fin de que “investigue” a quién reconoce realmente el Gobierno británico como presidente de Venezuela.

Al dar a conocer ayer su fallo, el Tribunal de Apelaciones rechazó que el Gobierno británico haya reconocido de forma “inequívoca” a Guaidó como jefe del Estado en Venezuela, como mantiene en este proceso la junta del Banco Central de Venezuela nombrada por el opositor .

En cambio, coincide con la posición de la junta designada por Maduro de que, aunque Londres pudiera reconocer a Guaidó en un declaración política en febrero de 2019, “de facto” trata con la Administración de Maduro, con la que mantiene relaciones diplomáticas.

Por lo tanto, tras el dictamen, el Tribunal Superior deberá investigar ahora este aspecto, ante de poder avanzar en este complejo proceso y eventualmente con la demanda para acceder al oro.

El Ejecutivo de Maduro señala que necesita recursos para luchar contra la crisis del covid-19. Sin embargo, a principios de 2019, el líder opositor ya solicitó a las autoridades de Reino Unido que no se le entregaran los lingotes, argumentando que se usaría con fines corruptos.

El sucesor de Hugo Chávez fue reelegido para un segundo mandato de seis años en mayo de 2018 en unas polémicas elecciones a las que la mayoría de los partidos de oposición boicotearon.

El año pasado, más de 50 países reconocieron a Guaidó como el presidente legítimo. Con todo, Maduro -que cuenta con el apoyo, entre otros, de China y Rusia- defiende que él es presidente constitucional. A día de hoy, permanece en el palacio presidencial y tiene control sobre la policía y el ejército, así como sobre otras instituciones clave como el cuerpo electoral y la corte suprema.

En las bóvedas del Banco de Inglaterra hay más de 5.000 toneladas de oro, incluyendo las reservas del Tesoro del Reino Unido, y gran parte del volumen enorme que se negocia en la City. La institución británica es la segunda mayor poseedora de oro en el mundo, con aproximadamente 400.000 lingotes. Los bancos centrales de 30 países almacenan allí sus reservas nacionales. Solo es superada por la Reserva Federal de Nueva York.

En medio de la gran crisis política-humanitaria-económica y sanitaria que atraviesa Venezuela, el oro es fuente vital para obtener liquidez. De ahí el interés de Maduro en las minas del sureste del país, una vasta zona que se extiende hasta la frontera con Guyana al este y con la de Brasil al sur. Países como Rusia y China han ampliado su presencia en empresas mixtas de extracción en esta zona con participación del Gobierno.

Venezuela ha continuado vendiendo oro a su aliado Irán, que también está bajo las sanciones de los Estados Unidos, pero aun así sus reservas internacionales cayeron a principios de este año al mínimo más pronunciado de los últimos 30 años, según cifras del propio Banco Central de Venezuela.

La oposición celebra el fallo

La oposición de Venezuela liderada por Juan Guaidó celebró este lunes la decisión de la Justicia británica de anular un fallo que le otorgaba, inicialmente, el control sobre el oro que el país caribeño tiene depositado en el Banco de Londres, porque tampoco le permite al presidente Nicolás Maduro tener acceso a él.

“Hoy es una victoria para el Estado de Derecho. Primero, el tribunal de Londres sigue reconociendo al presidente (encargado) Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Segundo, lo que es más importante, Maduro no logró su objetivo y sigue sin tener acceso al oro de los venezolanos”, reza un comunicado