Borrell reconoce el fracaso de la misión de la UE en Venezuela pero asegura que “lo volvería hacer”

El jefe de la diplomacia europea asegura que la negativa a retrasar las elecciones “empeorará la situación política de Venezuela” y da por cerrado el diálogo con Maduro

El máximo representante de la diplomacia comunitaria, Josep Borrell, ha comparecido esta mañana en la sesión plenaria del Parlamento Europeo para explicar los detalles de la misión diplomática enviada a Caracas hace diez días. La presencia de Borrell en el hemiciclo europeo no estaba prevista de antemano, pero fue requerida la semana pasada por el Partido Popular Europeo, Renew Europe (fuerza a la que pertenece Ciudadanos) y el grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (familia en que la que se encuadra Vox), para quienes esta delegación europea tenía como objetivo “blanquear” al régimen de Nicolás Maduro antes de la celebración de unos “comicios fraudulentos”. Las explicaciones de Borrell no han conseguido que los grupos políticos antes mencionados cambien de opinión y han arremetido duramente contra el alegato del político español.

En su intervención, Borrell ha negado estas acusaciones y ha mantenido que esta misión en todo momento tenía como objetivo pedir el régimen el retraso de las elecciones previstas para el mes de diciembre ya que los Veintisiete consideran que estos comicios no cuentan con la suficientes garantías democráticas y que no tiene sentido enviar a observadores, ya que esto supondría su legitimación.

Borrell reconoció que “lo hecho ahora es un esfuerzo arriesgado y criticable para intentar ayudar a la oposición a que se sienta más fuerte y respaldada, pero desgraciadamente no hemos tenido éxito”. Y añadió que “si el régimen de Maduro me hubiera dicho que no valía la pena porque la constitución prohíbe retrasar las elecciones, entonces no hubiéramos ido, pero eso no estaba tan claro. Había una pequeña luz de esperanza y me sentí obligado a intentar a hacer algo”. Además, afirmó que “la posibilidad” de diálogo con el régimen de Maduro se “ha cerrado” tras el rechazo a retrasar las elecciones.

El ex ministro español ha defendido que la misión ni fue secreta ni siguió un procedimiento diferente al de otras iniciativas similares. “Créanme, no me he lanzado al ruedo como un espontáneo armado con una simple muletilla”, aseguró Borrell en referencia a que sus gestiones desde hace meses han estado amparadas por el grupo internacional de contacto en el que también participan las fuerzas opositoras venezolanas.

Borrell añadió que informó de la misión al consejo de ministros de Asuntos Exteriores de que “seguiríamos en contacto con todos los actores políticos, y así lo hicimos solo que en lugar de hacerlo por teléfono lo hacemos presencialmente“. ”¿A qué viene esta agitación de complot”?, se preguntó el jefe de la diplomacia.

En su alocución, Borrell ha señalado que esta misión enviada a finales de septiembre y formada tan sólo por dos funcionarios europeos es una “práctica totalmente habitual” y ha recordado que el año pasado hubo otras tres delegaciones similares. Además, el máximo representante de la diplomacia europea ha asegurado que hubo una comunicación por escrito previa al envío de estos funcionarios dentro del Grupo de Contacto que incluye a todas las delegaciones europeas. “Las actividades clandestinas no se comunican por escrito antes de que tenga lugar”, ha explicado.

Según este relato de los hechos, estos dos funcionarios no sólo mantuvieron reuniones con representantes del régimen sino que también incluyeron en sus contactos a representantes de la oposición como Juan Guaidó, presidente encargado, o Henrique Capriles. Además, Borrell ha señalado la negativa de los Veintisiete a una “misión de acompañamiento” electoral, tal y como solicitó el régimen de Nicolás Maduro durante esta visita, ya que la UE tan sólo envía observadores si considera que se dan las condiciones para ello y esto debe venir acompañado con una misión de exploración unos seis meses antes a la celebración de los comicios.

Jordi Cañas, del Grupo Renew Europe, le recriminó a Borrell no haber dicho la verdad: “A usted no le pidió la oposición que interfiriera con el régimen para posponer las elecciones, fue a instancia suya. Lo propuso usted, no Guaidó ni el G4”. Cañas le preguntó si tras “las elecciones fraudulentas” Borrell va a reconocer la nueva situación en Venezuela.

Por su parte, Dolors Monserrat, portavoz del Partido Popular en el Parlamento Europeo, aseguró que “la misión enviada a Venezuela es un error estratégico y político que debilita la posición de la UE y blanquea al régimen de Maduro”. Antonio Tajani, del Partido Popular Europeo, lamentó que la misión de la UE se ha organizado “conjuntamente y en connivencia con el régimen". "¿Cómo es posible que una misión de la UE haya usado la base militar de la La Carlota? ¿Quién contrató ese avión, puede enseñar las facturas del vuelo?”, se preguntó. Jordi Solé, eurodiputado de Esquerra Republicana, pidió a la UE que “haga todo lo que está en su mano para arreglar” la situación de Venezuela.

El eurodiputado del Grupo Popular Leopoldo López Gil pidió a Borrell que asegure la “coherencia” de la UE ante Venezuela. “El objetivo último de la dictadura de Maduro es mantenerse a toda costa en el poder”. López Gil dijo que es “ingenuo" dialogar con ese régimen y que “no se puede avalar esa elección ni en diciembre ni seis meses después”. Para concluir, lanzó esta pregunta: "¿Podrá la Venezuela democrática contar con el apoyo de la UE?”.