La nueva táctica de China contra Taiwán: acusaciones de espionaje y confesiones en televisión

Un diario estatal chino asegura que las revelaciones son una advertencia a las “fuerzas separatistas de Taiwán”

China ha abierto un nuevo frente en su campaña de presión contra Taiwán con una serie de denuncias de espionaje y confesiones transmitidas en la televisión estatal, denunciadas en la isla democrática como una trampa. China ve a Taiwán como su territorio soberano y ha intensificado una campaña para reafirmar su reclamación, incluido el envío de aviones de combate cerca de la isla. La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, dice que la isla no provocará peroque se defenderá.

Desde el domingo por la noche, la televisión estatal china muestra lo que asegura son espías taiwaneses detenidos que han estado operando en China y confesando sus crímenes. China, bajo su campaña Thunder-2020, ha resuelto cientos de casos orquestados por las fuerzas de inteligencia de Taiwán para “infiltrarse y dañar” y establecer una red de espías, asegura la televisión estatal.

El Global Times, un periódico chino ampliamente leído dirigido por el Diario del Pueblo oficial del Partido Comunista, dijo el miércoles que las revelaciones eran una advertencia a las “fuerzas separatistas de Taiwán”. Taiwán dice que China está incriminando y deteniendo a la gente, y que hacer que la gente en la televisión confiese delitos antes de ir a juicio es una violación grave del proceso legal adecuado, algo que los grupos de derechos humanos han criticado durante mucho tiempo. En declaraciones a los periodistas el martes, el primer ministro de Taiwán, Su Tseng-chang, dijo que China estaba difundiendo calumnias y “creando terror”.

Cuando se le preguntó sobre el espionaje de Taiwán a China (ambas partes se han acusado durante mucho tiempo de dirigir redes de espionaje), Su dijo que Taiwán ya no lo hacía y no necesitaba hacerlo. “China es un país autoritario, y siempre hace este tipo de cosas, por lo que cree que otros también lo hacen. No saben que Taiwán ha sido democrático y abierto”.

Taiwán se ha sentido particularmente ofendido por lo que dice son inexactitudes obvias en algunas de las acusaciones de China, incluido el hecho de que uno de los espías acusados trabajó anteriormente para un ex presidente del gobernante Partido Democrático Progresista (DPP), Cho Jung-tai. Cho dice que no conocía al hombre.

No ha sido posible contactar con ninguno de los presuntos espías para que comenten, y no está claro si se les ha permitido la representación legal. La Oficina de Asuntos de Taiwán de China no respondió a una solicitud para que comentara sobre este hecho.

Wang Ting-yu, un alto legislador del DPP que forma parte del comité de defensa y asuntos exteriores del parlamento, dijo que los casos deberían servir como una advertencia a los taiwaneses que deseen visitar China. “Piense en los riesgos ... cualquier persona taiwanesa, sin importar sus posiciones políticas, creencias o antecedentes partidistas, es simplemente una herramienta”.