Francia expulsa a 231 sospechosos de yihadismo que estaban en situación irregular

Se trata de la primera medida del Gobierno Macron tras el asesinato del profesor

Francia no ha tardado en tomar decisiones después del salvaje asesinato de un profesor a manos de un yihadista. De momento, el ministro del Interior, Gérald Darmanin, tiene previsto cumplimentar una orden dirigida a los prefectos departamentales para que expulsen a 231 extranjeros que residen ilegalmente en el país y están fichados por su radicalización islamista. De ellos, 180 están actualmente encarcelados. Esta medida ya fue adelantada por LA RAZÓN entre las que podrían ser adoptadas con carácter urgente

Según una información de Europe 1, Gérald Darmanin quiere golpear con fuerza tras el asesinato del profesor Samuel Paty, decapitado el viernes por la noche por mostrar a sus alumnos caricaturas de Mahoma como parte de un curso sobre libertad de expresión..

D los expulsados, 180 están actualmente en prisión. En las próximas horas serán arrestados otros 51. Este fue el motivo de viaje que Darmanin giró a Marruecos la semana pasada para que acoja a sus nacionales radicalizados en situación. En los próximos días hará lo propio en Argelia y Túnez. El ministro viajará acompañadopor el jefe de la DGSI, que aportará una lista de islamistas que Francia quiere expulsar.

El Gobierno Macron va a examinar detenidamente, a partir de ahora, los expedientes de las personas que deseen obtener el estatuto de refugiado en Francia. Ya no se hará de manera casi sistemática.

Mientras tanto, continúa la investigación del asesinato cometido el viernes en Conflans-Sainte-Honorine, en la periferia de París. El número de detenidos aumentó hoy a once, tras el arresto de un amigo del autor, un refugiado ruso de origen checheno.

El portavoz del Gobierno, Gabriel Attal, denunció en una entrevista televisiva “el linchamiento público” que sufrió el profesor, Samuel Paty antes de su asesinato y pidió “una respuesta absolutamente ejemplar” contra sus autores.

Entre los once detenidos figuran el padre de una alumna que había publicado dos vídeos en redes sociales criticando al docente, ofreciendo datos personales de la víctimas. También le denunció por difusión de pornografía en clase, algo absolutamente incierto.

Además, se investiga el papel que tuvo Abdelhakim Sefraoui, un conocido propagandista islamista, que, tal y como publicó este periódico, acudió con el padre de la alumna a la directora del instituto donde trabajaba el profesor asesinado para exigir a la director del centro el despido del docente. Sefraoui es conocido por los servicios de seguridad y los medios franceses por campañas que, bajo la defensa de los derechos palestinos, han adquirido tintes antisemitas y también han atacado a imanes musulmanes por su moderación.