El magnate Sheldon Adelson pone sus casinos de Las Vegas a la venta por más 5.000 millones

El rey del juego y donante de la campaña del presidente Donald Trump quiere abandonar la “ciudad del pecado”, duramente golpeada por la pandemia del coronavirus

El magnate Sheldon Adelson junto a su mujer espera la llegada del presidente Trump para un acto en Las Vegas. Adelson y su mujer han donado 75 millones de dólares a una PAC que ataca al candidato demócrata Joe Biden
El magnate Sheldon Adelson junto a su mujer espera la llegada del presidente Trump para un acto en Las Vegas. Adelson y su mujer han donado 75 millones de dólares a una PAC que ataca al candidato demócrata Joe BidenEvan VucciAP

El operador de casinos Las Vegas Sands Corp está explorando una venta de sus casinos más representativos de Las Vegas por cerca de 6.000 millones de dólares (5.107,2 millones de euros), aseguró una fuente de la compañía a Reuters, y es probable que este movimiento marque la salida del presidente del grupo de la industria del juego de Estados Unidos.

Las propiedades incluidas en la posible venta son el Sands Expo Convention Center, el Venetian Resort Las Vegas y el Palazzo, agregó la fuente, que pidió no ser identificada.

La venta de las propiedades de Las Vegas concentrará la cartera de casinos de la compañía del magnate judío Sheldon Adelson en Macao y Singapur. En 2013 el “rey de los casinos” planeó un desembarco en Madrid que acabó frustrándose.

Bloomberg informó anteriormente de que Las Vegas Sands ha tanteado el mercado y un representante de la compañía citado por el medio de comunicación confirmó que ya se han producido discusiones sobre una venta y aunque no se ha cerrado nada.

En mayo de este año, Sands canceló a sus planes de abrir un casino resort en Japón sin dar una razón concreta para la suspensión del proyecto. No obstante, la industria del juego, que funciona con el turismo, los vuelos comerciales y la aglomeración de personas, es uno de los sectores más afectados en medio de la pandemia de covid-19.

El 30 de junio, la compañía arrastraba una deuda total pendiente de 13.820 millones de dólares (11.700 millones de euros), excluidos los arrendamientos financieros.

El presidente y director ejecutivo del grupo, Sheldon Adelson, avanzó en el segundo trimestre que “un proceso de recuperación de la pandemia de covid-19 en cada uno de nuestros mercados está en marcha”.

La compañía reportó una pérdida de 74 centavos en el tercer trimestre sobre ingresos de 586 millones de dólares (498 millones de euros). Los ingresos cayeron un 82% respecto al año anterior.

En agosto, la agencia de calificación Fitch Ratings revisó la perspectiva de la compañía y pasó de “estable” a “negativa” debido a las condiciones del mercado provocadas por la pandemia.

Fitch había dicho en ese entonces que las perspectivas a corto plazo para el negocio del grupo seguían siendo “tenues” y “mediocres” en Las Vegas.