¿Cómo se elige al presidente en caso de que haya un empate en Estados Unidos?

Si los dos candidatos obtienen 269 votos electorales, el proceso para elegir al ganador pasará a la Cámara de Representantes

Una voluntaria electoral en HoustonDavid J. PhillipAP

No se puede descartar que Donald Trump y Joe Biden acaben empatados a votos en el Colegio Electoral, que es el que decide el nombre del presidente de Estados Unidos. El candidato ganador necesita llegar a 270 de los 538 votos del total de compromisarios. Lo normal es que cualquiera de los dos candidatos alcance la mayoría, pero según las estimaciones de la web FiveThirtyEight.com hay un 0,45% de posibilidades de que se produzca el empate, es decir, que tanto Biden como Trump se queden con 269 votos electorales.

En ese caso, la batalla por la Casa Blanca se dirime de otra manera. Todo el peso de la última palabra recaería entonces en el Congreso, que reunido en una sesión conjunta (tanto Senado como Cámara de Representantes) el 6 de enero de 2021 debería confirmar en primer lugar que se confirma el empate en el número de compromisarios.

Llegado el caso, la Cámara de Representantes es la encargada de decidir el nombre del presidente mientras que el Senado elige al vicepresidente. “En el caso de la elección de la Cámara de Representantes se vota por delegación estatal y cada estado tiene un solo voto, no importa el tamaño de su población y los compromisarios que tenga en el Colegio Electoral”, explica a LA RAZÓN John Fortier, analista del Bipartisan Policy Center.

Por ejemplo, California (que tiene 55 votos de compromisarios en el proceso electoral) obtendría un voto al igual que Wyoming en este escenario del proceso. “Se necesita una mayoría absoluta de estados para ganar”, añade Fortier. Es decir, el candidato deberá obtener el voto de 26 estados de los 50 para hacerse con la victoria. “Actualmente, los republicanos controlan 26 delegaciones estatales, pero los resultados de estas elecciones pueden cambiar la composición de la Cámara de Representantes, por lo que quizás ese número cambie”. Este escenario arroja aún más incertidumbre al proceso.

El empate en el número de votos electorales ha ocurrido dos veces a lo largo de la historia en Estados Unidos. La primera ocasión sucedió en 1800, cuando Thomas Jefferson y Aaron Burr recibieron el mismo número de votos. Finalmente la presidencia fue para Jefferson. En 1824 no hubo en realidad un empate sino que cuatro hubo candidatos en liza y ninguno alcanzó los 270 votos electorales necesarios.