Así son las duras condiciones de las mujeres en las plantaciones de aceite de palma

Una investigación denuncia abusos y violaciones a las trabajadoras en Indonesia y Malasia

Una mujer trabaja en una plantación en Sumatra, IndonesiaBinsar BakkaraAP

Una adolescente de 16 años recuerda una mano apretada con fuerza sobre su boca, su imposibilidad para gritar y la sensación de que, de todas formas, no había nadie cerca para escucharla. Describe cómo su jefe la violó en medio de los árboles en una plantación de aceite de palma de Indonesia que alimenta algunas de las marcas de cosméticos más conocidas del mundo. Le puso un hacha en la garganta y le advirtió: No lo cuentes.

En otra plantación, una mujer llamada Ola se queja de fiebre, tos y hemorragias nasales después de años rociando peligrosos pesticidas sin equipo de protección. Con solo dos dólares al día, sin beneficios para la salud, no puede permitirse ver a un médico.

A cientos de kilómetros de distancia, Ita, una joven esposa, llora por los dos bebés que perdió en el tercer trimestre. Con regularidad, llevaba cargas varias veces superiores a su peso durante ambos embarazos, temiendo ser despedida si no lo hacía.

Estas son las mujeres invisibles de la industria del aceite de palma, entre los millones de hijas, madres y abuelas que trabajan duro en vastas plantaciones en Indonesia y la vecina Malasia, que juntas producen el 85 por ciento del aceite vegetal más versátil del mundo. El aceite de palma se encuentra en todo, desde las patatas fritas y pastillas hasta comida para mascotas, y también termina en las cadenas de suministro de algunos de los nombres más importantes en el negocio de la belleza, incluidos L’Oréal, Unilever, Procter & Gamble, Avon y Johnson. & Johnson.

Associated Press ha reaizado la primera investigación integral centrada en el trato brutal a las mujeres que trabajan en la producción de aceite de palma, incluido el abuso sexual, que va desde el acoso verbal y las amenazas hasta la violación. Es parte de una mirada más profunda a la industria que saca a la luz abusos generalizados en los dos países, incluida la trata de personas, el trabajo infantil y la esclavitud absoluta.

Las mujeres a veces deben trabajar sumergidas hasta la cintura en agua a menudo llena de serpientes y residuos de agroquímicosBinsar BakkaraAP

Las mujeres cargan con algunos de los trabajos más difíciles y peligrosos de la industria, pasan horas en agua contaminada por químicos hasta la cintura y llevan cargas tan pesadas que, con el tiempo, sus úteros pueden colapsar y sobresalir. Muchas son contratadas por subcontratistas en día y sin beneficios, realizando los mismos trabajos para las mismas empresas durante años, incluso décadas. A menudo trabajan sin paga para ayudar a sus maridos a cumplir con cuotas diarias que de otro modo serían imposibles.

“Casi todas las plantaciones tienen problemas relacionados con la mano de obra”, asegura Hotler Parsaoran, del grupo indonesio sin afán de lucro Sawit Watch, que ha realizado amplias investigaciones sobre abusos en el sector del aceite de palma. “Pero las condiciones de las trabajadoras son mucho peores que las de los hombres”. Parsaoran asegura que es responsabilidad de los gobiernos, los productores, los grandes compradores multinacionales y los bancos que ayudan a financiar la expansión de las plantaciones abordar los problemas relacionados con el aceite de palma, que se encuentra en casi tres de cada cuatro productos de cuidado personal. desde el rímel hasta las cremas antiarrugas.

Desde los seis hasta los 102 años, mujeres de una misma familia que trabajan en una plantación en MalasiaAP

AP entrevistó a más de tres docenas de mujeres y niñas de al menos 12 empresas en Indonesia y Malasia. Debido a que los informes anteriores tuvieron como consecuencia represalias contra los trabajadores, solo se identifica por nombres parciales o apodos. Se reunieron con periodistas de AP en secreto dentro de sus cuarteles o en hoteles, cafeterías o iglesias, a veces a altas horas de la noche, generalmente sin hombres presentes para que pudieran hablar abiertamente.

El gobierno de Malasia asegura que no ha recibido informes sobre violaciones en las plantaciones, pero Indonesia reconoce que el abuso físico y sexual parece ser un problema creciente, y que la mayoría de las víctimas temen hablar. Aún así, AP pudo corroborar una serie de historias de las mujeres al revisar informes policiales, documentos legales, quejas presentadas ante representantes sindicales y artículos de los medios locales. Los periodistas también entrevistaron a casi otros 200 trabajadores, activistas, funcionarios del gobierno y abogados, incluidos algunos que ayudaron a escapar a niñas y mujeres atrapadas, quienes confirmaron que los abusos ocurren con regularidad.

Indonesia, el mayor productor del mundo

Indonesia es el mayor productor de aceite de palma del mundo, con aproximadamente 7,6 millones de mujeres trabajando en sus campos, aproximadamente la mitad de la fuerza laboral total, según el ministerio de empoderamiento femenino. En Malasia, que es mucho más pequeña, las cifras son más difíciles de precisar debido a la gran cantidad de inmigrantes extranjeros que trabajan de forma ilegal. En ambos países, AP encontró generaciones de mujeres de las mismas familias que han servido como parte de la columna vertebral de la industria. Algunas comenzaron a trabajar de niñas junto a sus padres, recogiendo granos sueltos y quitando maleza de los árboles con machetes, sin nunca aprender a leer ni a escribir. Y otras, como una mujer que dio el nombre de Indra, abandonaron la escuela en la adolescencia. Aceptó un trabajo en las plantaciones Sime Darby de Malasia, una de las empresas de aceite de palma más grandes del mundo. Años después, dice que su jefe comenzó a acosarla, diciéndole cosas como "Ven a dormir conmigo. Te daré un bebé ". Él acechaba detrás de ella en los campos, incluso cuando iba al baño. Indra, que ahora tiene 27 años, sueña con irse, pero es difícil construirse otra vida sin educación y sin otras habilidades. Las mujeres de su familia han trabajado en la misma plantación de Malasia desde que su bisabuela se fue de la India cuando era una bebé a principios del siglo XX. Como muchos trabajadores en ambos países, no pueden darse el lujo de renunciar a la vivienda subsidiada básica de la empresa, que a menudo consiste en hileras de chozas en ruinas sin agua corriente. Eso asegura que el ciclo generacional continúa, manteniendo una fuerza de trabajo barata. “Siento que ya es normal”, dijo Indra. “Desde que nací hasta ahora, estoy en una plantación”.

Ocultas por un mar de palmeras, las mujeres han trabajado en las plantaciones desde que los colonizadores europeos trajeron los primeros árboles de África occidental hace más de un siglo. Como castigo en Indonesia en ese entonces, algunas de las llamadas “coolies” eran atadas a puestos fuera de la casa del jefe con guindilla finamente molida untada en sus vaginas. Con el paso de las décadas, el aceite de palma se convirtió en un ingrediente esencial para la industria alimentaria, que lo vio como un sustituto de las grasas trans nocivas para la salud. Y las empresas de cosméticos, que se estaban alejando de los ingredientes de origen animal o de petróleo, quedaron cautivadas por sus propiedades milagrosas: hace espuma en la pasta de dientes y el gel de afeitar, humecta los jabones y hace espuma en el champú. Se necesitan constantemente nuevos trabajadores para satisfacer la incesante demanda, que se ha cuadriplicado solo en los últimos 20 años. Las mujeres en Indonesia son a menudo trabajadoras “ocasionales”, contratadas día a día, con su trabajo y salario nunca garantizados. Los hombres reciben casi todos los puestos permanentes de tiempo completo, recolectando los racimos de frutas pesados y puntiagudos y trabajando en los molinos de procesamiento. En casi todas las plantaciones, los hombres también son los supervisores, lo que abre la puerta al acoso y abuso sexual.

La niña de 16 años que describió haber sido violada por su jefe, un hombre lo suficientemente mayor para ser su abuelo, comenzó a trabajar en la plantación a los 6 años para ayudar a su familia a llegar a fin de mes. El día que fue atacada en 2017, el jefe la llevó a una parte remota de la finca, donde su trabajo era transportar carretillas cargadas con las frutas de aceite de palma de color naranja brillante que cortó de los árboles. De repente, explica, la agarró del brazo y comenzó a tocarle los pechos, arrojándola al suelo de la jungla. Después, él le puso el hacha en la garganta. “Amenazó con matarme”, dice en voz baja. “Amenazó con matar a toda mi familia”. Luego, él se puso de pie y le escupió.

Nueve meses más tarde, y tras cuatro violaciones más, está sentada junto aun bebé de dos semanas. No hace ningún esfuerzo por consolarlo cuando llora, luchando por no mirarlo a la cara. La familia presentó un informe a la policía, pero la denuncia fue retirada por falta de pruebas. “Quiero que lo castiguen”, dice la niña después de un largo silencio. “Quiero que lo arresten y lo castiguen porque no le importa el bebé ... no asumió ninguna responsabilidad”.

Una trabajadora de Sumatra durante una entrevista con ApBinsar BakkaraAP

AP ha oído incidentes similares en plantaciones grandes y pequeñas en ambos países. Representantes sindicales, trabajadores de la salud, funcionarios gubernamentales y abogados dicen que algunos de los peores ejemplos que encontraron fueron las violaciones en grupo y las niñas de tan solo 12 años que fueron llevadas a los campos y agredidas sexualmente por los capataces de las plantaciones.

Un ejemplo es la historia de una una adolescente indonesia que fue llevada a Malasia como esclava sexual, donde fue obligada a mantener relaciones con trabajadores borrachos que vivían bajo lonas de plástico en la jungla. Otro caso, menos común, provocó indignación el año pasado: una predicadora que trabajaba en una iglesia cristiana dentro de una finca indonesia fue atada entre los árboles, agredida sexualmente por dos trabajadores y luego estrangulada. Los hombres fueron condenados a cadena perpetua. Indonesia tiene leyes vigentes para proteger a las mujeres del abuso y la discriminación. Rafail Walangitan del Ministerio de Empoderamiento de la Mujer y Protección Infantil asegura que está al tanto de muchos problemas identificados por AP en las plantaciones de aceite de palma, incluido el trabajo infantil y el acoso sexual. “Tenemos que trabajar en esto”, asegura, y señala que el gobierno aún tiene un largo camino por recorrer.

Quienes están familiarizados con las complejidades de la vida en las plantaciones dicen que el tema del abuso sexual nunca ha atraído mucha atención y que las trabajadoras a menudo creen que poco se puede hacer al respecto. “Piensan que sucede en todas partes, por lo que no hay nada de qué quejarse”, dijo Saurlin Siagan, activista e investigadora indonesia. Muchas familias que viven en plantaciones luchan por ganar lo suficiente para cubrir las necesidades básicas, como la electricidad y el arroz. Las mujeres desesperadas a veces se ven obligadas a usar sus cuerpos para pagar préstamos de supervisores u otros trabajadores. Y a las mujeres más jóvenes, especialmente a las consideradas atractivas, ocasionalmente se les asignan trabajos menos exigentes como limpiar la casa del jefe, y se espera sexo a cambio. En los pocos casos en los que las víctimas hablan, las empresas a menudo no toman medidas o los cargos policiales se retiran o no se presentan.

Muchas empresas de belleza y artículos personales han mantenido en gran medida silencio, pero no por desconocimiento de la situación. Un poderoso grupo de la industria global, el Consumer Goods Forum, publicó un informe de 2018 en el que alertaba a los 400 directores ejecutivos de la red de que las mujeres en las plantaciones estaban expuestas a productos químicos peligrosos y “sujetas a las peores condiciones entre todos los trabajadores del aceite de palma”. También señalaba que algunos grupos locales habían citado ejemplos de mujeres que se veían obligadas a proporcionar sexo para asegurar o mantener puestos de trabajo, pero decía que pocos trabajadores estaban dispuestos a discutir el delicado tema. Aun así, casi toda la presión dirigida a las empresas de aceite de palma se ha centrado en el acaparamiento de tierras, la destrucción de las selvas tropicales y la matanza de especies en peligro de extinción como los orangutanes. Esas preocupaciones llevaron a la formación en 2004 de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible, una asociación que promueve y certifica la producción ética, incluidas disposiciones para salvaguardar a los trabajadores. Entre sus miembros se incluyen productores, compradores, comerciantes y organismos de control medioambiental. Pero de las casi 100 quejas presentadas en Indonesia y Malasia en la última década, la mayoría no se ha centrado en el trabajo hasta hace poco. Y casi nunca se menciona a las mujeres.