La OEA responsabiliza a Maduro de más de 18.000 asesinatos y 15.500 detenciones arbitrarias

Este informe demoledor también incluye unos 650 casos documentados de tortura desde 2014 y 724 desapariciones entre 2018 y 2019

Un mural de Nicolás Maduro en una calle de Venezuela
Un mural de Nicolás Maduro en una calle de VenezuelaServicio Ilustrado (Automático) JUAN CARLOS HERNANDEZ / ZUMA PRE

Horas antes de la intervención de Juan Guaidó este miércoles ante el Senado francés, la OEA publicó un informe demoledor de 125 páginas sobre las violaciones de derechos humanos en Venezuela que describe la situación como “calamitosa”. “No cesa de aumentar la pobreza, la hiperinflación, el enorme desabastecimiento y las enfermedades, y el país se enfrenta a grandes escaseces”, explica el documento, que considera que la situación política “también sigue siendo convulsa”, al apuntar que Maduro “intenta ahora controlar la Asamblea Nacional”.

“En la medida que el régimen de Maduro consiga mantenerse en el poder, continuarán los sufrimientos de la atormentada población venezolana y habrá que seguir lamentando incontables pérdidas de vidas”, agrega. Para la OEA, “los crímenes perpetrados en Venezuela y sus repercusiones en la población civil van de mal en peor”. “En particular -detalla-, la crisis humanitaria hace estragos en la vida de muchos millones de personas. Incluso antes del inicio de la pandemia, la crisis humanitaria asolaba a Venezuela”.

Más de 18.093 asesinatos fueron perpetrados entre 2014 y 2020 por las fuerzas de seguridad del Estado y los grupos paramilitares en el país caribeño, incluidas ejecuciones extrajudiciales, matanza de manifestantes y una lista de crímenes graves que se habrían intensificado en los últimos dos años.

También se registraron 653 casos de tortura y más de 15.000 detenciones arbitrarias. El documento señala especialmente la violencia política contra figuras de la oposición, lo cual coincide con las denuncias de Guaidó ante el Senado galo, donde afirma que existen hoy 382 presos políticos en Venezuela. Además, se puede leer una descripción de la crisis humanitaria, reseñando indicadores de malnutrición, hambre, enfermedades y falta de acceso al agua y a la salud, con una alerta importante: “Hay un creciente espectro de hambruna generalizada”.

Ante este informe, la embajadora de Guaidó en Francia, Isadora Zubillaga, reaccionó: “Esto lo hemos venido denunciando desde el 2014 pero ahora no sólo lo decimos nosotros. Lo dice el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, lo dice la OEA. Estos son pasos irreversibles para que avance el juicio contra Nicolás Maduro en la Corte Penal Internacional. Ya no son presunciones, ahora son evidencias de la cruel dictadura que existe en Venezuela.”