Los cinco países en los que el aborto está totalmente prohibido

Los gobiernos de la región han frenado la despenalización del aborto pese a ser una de las zonas con la mayor tasa de interrupciones del embarazo

Dos mujeres se abrazan tras conocerse la aprobación de la legalización y despenalización del aborto en Argentina, en Buenos Aires,
Dos mujeres se abrazan tras conocerse la aprobación de la legalización y despenalización del aborto en Argentina, en Buenos Aires,Matias Chiofalo Europa Press

América Latina ha sido escenario de múltiples revoluciones que han terminado con avances sociales, pero entre ellos no figura el del aborto. Tan solo cinco países permiten a la mujer la interrupción libre del embarazo y entre ellos está Argentina, que anoche aprobó en una votación en el Senado una ley que legaliza el aborto libre y gratuito tras un pacto entre peronistas y opositores.

Además de Argentina, Cuba, Uruguay, Guyana Francesa, Puerto Rico (estado libre asociado a EEUU) y Guyana son los otros lugares de América Latina en los que la mujer puede abortar durante las primeras semanas de gestación. En México, el aborto también es libre pero solo en dos estados: Ciudad de México y Oaxaca.

Históricamente, América Latina ha sido una región refractaria a la legalización del aborto debido a motivos culturales y religiosos. Las ideologías pasan a un segundo plano cuando el aborto aparece en la agenda política. Cabe recordar el caso de Rafael Correa en Ecuador. El presidente izquierdista amenazó con dimitir si el parlamento aprobaba una ley más permisiva.

Pese a que esta es una práctica muy limitada en la región, según datos del Instituto Guttmacher América Latina y el Caribe es la zona con la tasa de abortos más alta del mundo: 44 por cada 1.000 mujeres en edad reproductiva, por encima de Europa y Estados Unidos.

Aborto prohibido sin excepciones

En muchos países no existe la posibilidad de interrumpir el embarazo bajo ninguna circunstancia. Hablamos de 5 países: Haití, El Salvador, Nicaragua, República Dominicana y Honduras. Los castigos a quienes intervienen en un aborto son muy severos. Es el caso de Honduras, donde además de prisión están prohibidas las píldoras anticonceptivas de emergencia.

En El Salvador, la ley establece penas de cárcel de dos a diez años a quien provoque, consienta o practique una interrupción del embarazo. Si se considera homicidio, la pena asciende a 30 años entre rejas. En este país no se acepta ningún supuesto, ni siquiera la violación y el riesgo para la vida de la madre. Los médicos están obligados a denunciar si sospechan que se ha producido una interrupción del embarazo y si no lo hacen también se arriesgan a terminar en la cárcel. En 2019, la joven Evelyn fue absuelta tras ser condenada por dar a luz a un hijo muerto. Su caso se convirtió en un símbolo en este país centroamericano en el que decenas de mujeres son sentenciadas cada año por abortar.

Aborto prohibido con excepciones

Existe una variante en algunos países en los que se permite únicamente el aborto si la vida de la madre está en peligro o corre el riesgo de sufrir enfermedades. Esos son Venezuela, Surinam, Paraguay, Guatemala, Costa Rica y Perú.

En Argentina, los partidarios del aborto han ganado la batalla, pero no siempre ha sido fácil en la región. Por ejemplo, en 2016, Perú intento legalizar el aborto pero la iniciativa no prosperó y desde entonces el debate ha desaparecido del escenario político. En Costa Rica se intentó hace años dar marcha atrás para aprobar un código más restrictivo para prohibirlo totalmente, pero finalmente no salió adelante.

En 2017, Chile aprobó la interrupción voluntaria del embarazo para los casos de inviabilidad del feto, amenaza para la vida de la mujer y violación. En Brasil, solo está amparado en el caso de violación y si existe un riesgo de muerte para la madre y anencefalia. En Colombia, la Corte Constitucional rechazó estudiar una proposición para despenalizar el aborto antes de las 16 semanas de gestación. En Bolivia, la ley que regula el aborto se aprobó durante la dictadura de Hugo Banzer, en 1972, y contempla excepciones, como que haya riesgo para la vida de la madre. En 2017 el entonces presidente Evo Morales trató de introducir nuevos supuestos para el aborto pero las presiones y protestas impulsadas por el Colegio Médico y los sindicatos de trabajadores de salud frenaron la nueva normativa.

En México, cada uno de los 31 estados tiene posibilidad de decidir por sí mismo. La mayoría de ellos prohíben el aborto. De hecho solo está permitido en caso de violación si bien otros estados admiten otros supuestos. En cambio, Ciudad de México y Oaxaca son los únicos estados donde el aborto está permitido sin condiciones durante las 12 primeras semanas de gestación.

En Ecuador, el aborto está despenalizado cuando la vida de la madre está en riesgo y cuando una mujer con diversidad funcional ha sido violada. El año pasado, el parlamento rechazó la posibilidad de despenalizar la interrupción del embarazo en los casos de violación y malformación del feto.