El profesor caníbal que troceó a su cita y esparció los restos por todo Berlín, acorralado por la fiscalía alemana

El acusado contactó con su víctima en un portal de contactos y lo mató en su casa

El profesor acusado de canibalismo en Alemanai, Stefan R.
El profesor acusado de canibalismo en Alemanai, Stefan R. FOTO: Policía de Berlín Policía de Berlín

La Fiscalía alemana ha dado un nuevo paso para condenar al supuesto autor de un asesinato por canibalismo el año pasado en Berlín tras presentar cargos contra Stefan R., de 41 años y profesor de Matemáticas, ante un jurado. La fiscalía acusa al imputado de haber matado a un hombre de 43 años el 6 de septiembre de 2020, a quien conoció el mismo día a través de un portal de citas, en su apartamento de Berlín “con el fin de satisfacer el instinto sexual de una manera previamente desconocida”.

Según la policía, el acusado troceó el cuerpo de la víctima en su apartamento y diseminó las partes del cuerpo por varios lugares de Berlín. La acusación se basa en una motivación sexual sádico-caníbal. Al evaluar el historial del chat a través del portal de citas utilizado por el acusado y su víctima, el uso de perros adiestrados y tras una extensa investigación, el acusado -detenido desde el 18 de noviembre de 2020- podría ser calificado como sospechoso.

Este case conoció a finales del año pasado. Las sospechas apuntan a que el detenido mató a su víctima y a continuación se comió posiblemente partes de su cuerpo, lo que explicaría que los huesos fueron hallados sin restos de carne.

Los detectives encontraron cuchillos, una sierra para cortar huesos utilizada por los cirujanos, una carretilla vacía y una hielera en el apartamento de Stefan. Los agentes hallaron en el domicilio restos de sangre de la víctima, identificado como Stefan Trogisch. La primera tras la desaparición de la víctima surgió cuando un hombre que paseaba tropezó con los restos óseos en un parque en Buch el 8 de noviembre.

De confirmarse este caso tendría como precedente en Alemania al de Armin Meiwes, conocido como “el caníbal de Rotenburgo”, condenado en 2004 a ocho años y medio de prisión por homicidio tras confesar haber matado tres años antes al berlinés Bernd Jürgen Brandes, de 43 años, quien viajó de Berlín a aquella localidad para dejarse matar y ser devorado por el caníbal.

Aquel crimen inspiró al cineasta berlinés Martin Weisz, quien acompañado por el guionista T. S. Faull y el productor Marco Wever, dirigió un largometraje de terror de 88 minutos con Thomas Kretschmann en el papel protagonista.