Los mexicanos acuden a las urnas en un plebiscito sobre López Obrador

Morena, la formación del presidente mexicano, parte como la favorita a pesar del alto nivel de violencia y la mala gestión de la crisis de covid-19

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, es fotografiado con el dedo hacia arriba después de depositar su papeleta en las elecciones de mitad de mandato
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, es fotografiado con el dedo hacia arriba después de depositar su papeleta en las elecciones de mitad de mandatoMarco UgarteAP

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se ha sometido al veredicto del actor político que más menciona y más idealiza: el pueblo. El mandatario de 67 años suele repetir la consigna: “Solo el pueblo salva al pueblo”. Las elecciones de mitad mandato más grandes de la historia mexicana definirán si el pueblo respalda a su presidente. México renueva su Cámara de Diputados, decide nuevo gobernador en 15 de los 32 estados y elige más de 21.000 cargos públicos en sus comicios de mayores dimensiones por número de cargos electos. AMLO busca reforzarse en el poder tras su ofensiva contra instituciones y organismos independientes que considera “corruptos”. En sus últimos mensajes de campaña, AMLO pidió el apoyo para “llevar a cabo la Cuarta Transformación”, como define su proyecto político, ya que “estamos en un proceso de transición donde lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer”.

El alto nivel de violencia durante la campaña y la mala gestión de la pandemia no han pasado una gran factura a AMLO. El debate político ha girado en torno a su figura. Las encuestas indican que su partido, Movimiento Regeneración Nacional (Morena), doblará a la segunda formación más votada en la Cámara de Diputados al obtener el 42% de los sufragios frente al 17,6% del Partido Revolucionario Institucional (PRI), centro izquierda tradicional, y el 17,4% Partido Acción Nacional (PAN), representante del bloque conservador. Pese a ello, todo indica que Morena perderá la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. AMLO deberá apoyarse en el Partido Verde y el Partido de los Trabajadores para sacar adelante sus proyectos legislativos. El resto de la cámara tenderá a rechazar sus iniciativas ya que considera que su Cuarta Transformación representa un proyecto autoritario. Al cierre de esta edición, los 96 millones de mexicanos llamados a las urnas continuaban votando para definir la potencia política de AMLO durante los tres años que le restan de mandato.

El órdago de AMLO hacia muchos órganos independientes, como el Instituto Nacional Electoral, ha desatado un debate en torno al respeto del presidente por los principios democráticos. El profesor de Estudios Políticos de la Universidad Nacional Autónoma de México y Doctor en Humanidades, Rodrigo Peña, destaca que “estos comicios son una especie de plebiscito al Gobierno más popular de la era moderna, muy distintos a los que hemos vivido los últimos 20 años”. Los motivos de la popularidad de AMLO se deben a su manejo de la agenda mediática mediante sus ruedas de prensa diarias. “No es el presidente más popular puntualmente pero sí el que más ha mantenido su buena imagen. La pésima gestión de la pandemia provocó una caída. El buen ritmo de vacunación le ha hecho recuperar”.

Desde sus famosas mañaneras, AMLO alimenta la polarización “entre el pueblo y las élites” al ritmo pausadísimo que caracteriza sus discursos y sus respuestas a los periodistas. El académico señala que ambos bloques tienen argumentos que sostienen esta profunda división en la sociedad mexicana: “La oposición tiene razón en que AMLO trata de concentrar poder y eso implica un riesgo para la democracia. En los primeros momentos, esa concentración de poder fue en beneficio de marginar un régimen corrupto. Sin embargo, según va avanzando su administración, AMLO ha sido muy directo en ir en contra de las instituciones y formas políticas que son críticas con su Gobierno como periodistas, organizaciones de la sociedad civil e instituciones del Estado. Estamos lejos de hablar de una dictadura. Pero las instituciones están siendo golpeadas. AMLO ha hecho unos guiños de mal gusto con la idea una reforma de la Constitución para optar a la reelección”.

Polarización creciente

La tensión del debate político ha generado profundas divisiones en una sociedad cuyos principales problemas son la inseguridad y la falta de estabilidad económica. Peña destaca la falta de argumentos y proyectos durante la campaña: “El debate público es pobre ya que solo es capaz de distinguir entre un blanco y un negro. Se apoya a blanco o negro sin saber qué es exactamente blanco o negro”.

El productor musical de 30 años, Gilberto Rabiela, confiesa antes de votar en una de las casillas a pie de calle que a veces prefiere no dar su opinión: “He visto peleas sin golpes, pero muy duras. Debato con quien tiene argumentos y no solo busca descalificar al otro”.

La compra de votos se suma a la lista de preocupaciones. “Todos los partidos han comprado votos históricamente mediante el reparto de tarjetas cargadas con dinero. También la compra directa de voto se ha modernizado. Ahora se pide una foto de la papeleta en la casilla electoral para recibir la plata”.

AMLO considera que su Cuarta Transformación supondrá una renovación de México similar a la ruptura con la Corona española en la Guerra de Independencia (1810 - 1821), la Guerra de Reforma (1858 – 1861) que terminó con la estructura política de colonia pasando a un país constitucional y la Revolución Mexicana (1910 – 1917) que dio origen a una nueva Constitución que rige actualmente en México. El resultado marcará la fuerza del Gobierno durante sus tres últimos años de mandato hasta las elecciones presidenciales de 2024. El pueblo mexicano decide el poder de su presidente.