Bruselas intenta frenar la Ley de Orban que prohíbe hablar de homosexualidad en las escuelas

Von der Leyen califica la ley como “una vergüenza” que contraviene los valores europeos

Thumbnail

La Comisión Europea endurece su discurso contra Hungría por sus nuevas leyes LGTBI. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha anunciado esta mañana que Bruselas comenzará un procedimiento de infracción contra Budapest, al entender que el paquete legislativo que prohíbe hablar en las escuelas de homosexualidad e identidad de género contraviene el derecho comunitario. “La ley húngara es una vergüenza”, ha asegurado la política alemana hoy durante una rueda de prensa.

Esta reacción del Ejecutivo comunitario se produce un día después de que un total de 14 días países pidieran precisamente a Bruselas que tomara cartas en el asunto y que incluso llevara al país ante el Tribunal de Justicia de la UE si es necesario. Según Von der leyen las enmiendas aprobadas la semana pasada por el Parlamento del país “discriminan claramente a la gente en base a su orientación sexual y va en contra de todos los valores fundamentales de la Unión Europea. No vamos a ceder en estos principios”, ha asegurado.

La vicepresidenta comunitaria responsable del área de Justicia, Vera Jourova, ya aseguró ayer que el Ejecutivo comunitario estaba estudiando con cuidado estas nuevas leyes y que Bruselas utilizaría todas las armas a su disposición. De momento, la Comisión Europea va a enviar una misiva a Budapest “expresando nuestras dudas legales antes de que la norma entre en vigor”, según ha explicado von der Leyen.

Este movimiento del envío de la misiva por parte de 13 países europeos se produjo ayer en los márgenes del Consejo de Asuntos Generales celebrado en Luxemburgo que abordó también los expedientes abiertos contra Polonia y Hungría por la deriva autoritaria que se vive en los dos países en ámbitos como la independencia judicial o el control de los medios de comunicación.

La misiva ha sido suscrita por Bélgica, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Francia, Alemania, Luxemburgo, Países Bajos, España, Suecia y Letonia y acabó sumándose Italia. Según esta carta, la nueva ley aprobada por el parlamento húngaro la semana pasada “discrimina a las personas LGTBIQ y viola el derecho a la libertad de expresión con el pretexto de proteger a los niños”. No es la primera vez que las leyes del Gobierno de Viktor Orban son criticadas por el colectivo LGTBI ya que en el año 2020 el Ejecutivo decidió introducir cambios en la constitución para declarar que el matrimonio es la unión entre un hombre y una mujer, lo que excluye a las parejas del mismo sexo.

Polémica por los colores del arcoiris

Por otro lado, Viktor Orban ha pedido al Gobierno alemán que acepte la decisión de la UEFA de prohibir iluminar el estadio Allianz Arena de Múnich con los colores del arcoíris en el próximo partido de la Eurocopa entre Alemania y Hungría. “Que el estadio de Múnich o cualquier otro estado europeo esté iluminado con los colores del arcoíris no es una decisión estatal”, ha dicho Orban en declaraciones a la agencia de noticias DPA. Así, ha señalado que estos colores son también parte de la “imagen callejera” de Budapest, la capital húngara.

El martes, la UEFA rechazó la petición del alcalde de Múnich, Dieter Reiter, de iluminar el estadio con los colores de la bandera de la comunidad LGTBIQ durante el partido de este miércoles, una decisión que ha sido calificada como “lamentable” por Reiter. La UEFA ha reconocido que “todas las formas de discriminación representan uno de los mayores problemas a los que se enfrentan de cara al partido de esta jornada”, si bien ha recordado que la organización es “neutral” a nivel político y religioso.

“Dado el contexto político de esta petición en concreto, un mensaje cuyo objetivo es el Parlamento húngaro, la UEFA debe rechazar esta petición”, señalaba la UEFA en un comunicado. La semana pasada, el Parlamento del país aprobó una legislación que persigue e impone castigos más duros contra la pedofilia. No obstante, la normativa también prohíbe charlas sobre homosexualidad en centros educativos y veta la emisión de contenido audiovisual que incluya temática LGTBI en televisión. Orban ha anunciado, además, que no viajará a Múnich para el partido.

El primer ministro ha defendido que “en la Hungría comunista los homosexuales eran perseguidos”. “Ahora, el Estado no solo garantiza los derechos de los homosexuales sino que los protege de forma activa” ha afirmado antes de destacar que “la libertad del individuo es el mayor bien”. En este sentido, ha señalado que cada persona debe “incuestionablemente” elegir libremente su camino en la vida, pero ha matizado que “la educación de los niños debe realizarse en casa”.