Bolsonaro ingresa en un hospital

El presidente de Brasil fue trasladado a un centro médico de Sao Paulo por un ataque de hipo y dolores abdominales

Jair Bolsonaro, en el hospital de Brasilia
Jair Bolsonaro, en el hospital de BrasiliaINSTAGRAM @jairmessiasbolsonarovia REUTERS

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, fue trasladado a un hospital de Sao Paulo el miércoles para someterse a pruebas por un intestino obstruido, y la oficina del presidente dijo que podría recibir una cirugía de emergencia en su última complicación de salud de un apuñalamiento en 2018, si bien está se ha descartado de momento.

El hospital Vila Nova Star en Sao Paulo, donde fue trasladado Bolsonaro, de 66 años, dijo el miércoles por la noche que el presidente permanecería hospitalizado “inicialmente bajo una gestión conservadora”.

Su hijo Flavio, hablando con la emisora de radio Jovem Pan, declaró que Bolsonaro había sido trasladado ese mismo día a una unidad de cuidados intensivos en Brasilia e intubado.

“Terminó siendo intubado para evitar que respire el líquido que sale de su estómago”, dijo Flavio Bolsonaro en la entrevista.

La noticia de la hospitalización de Bolsonaro se produce cuando el líder de extrema derecha se hunde en las encuestas de opinión debido a su manejo de la segunda pandemia de coronavirus más letal del mundo y un escándalo de corrupción latente por la compra de vacunas de su Gobierno.

También culmina días de preguntas sobre su salud debido a un caso crónico de hipo, una tos persistente después de una infección por covid-19 de 2020 y una serie de cirugías después del apuñalamiento en la campaña poco antes de su victoria electoral de 2018.

Poco después de la noticia de su traslado a Sao Paulo, Bolsonaro publicó en su página de Facebook una foto de él mismo sonriendo con los ojos cerrados y acostado en una cama de hospital cubierta de sensores y cables. Lo que parece ser un sacerdote, con un crucifijo de oro, estaba a su lado, colocando su mano sobre el hombro del presidente. “Agradezco a todos por su apoyo y oraciones”, dijo Bolsonaro en la publicación.

Bolsonaro fue al hospital militar en Brasilia el miércoles por la mañana, y su oficina inicialmente dijo que debía someterse a pruebas para detectar hipo crónico.

Pero más tarde, la oficina del presidente dijo que Antônio Luiz Macedo, el cirujano que operó a Bolsonaro en 2018, había decidido que el presidente debería ir a Sao Paulo para realizarse pruebas adicionales para investigar un intestino obstruido y una posible cirugía de emergencia.

Fábio Faria, ministro de Comunicaciones de Brasil, aseguró en una conferencia de prensa que Bolsonaro había sido sedado por la mañana y probablemente viajaría al mismo hospital donde anteriormente había sido operado por Macedo. Llegó al hospital Vila Nova Star en Sao Paulo por la noche, mostraron imágenes de televisión. Faria agregó que el horario del presidente estaría despejado durante 48 horas.

El hijo de Bolsonaro, Flavio, en otra entrevista con CNN Brasil, dijo que se había realizado un procedimiento para extraer líquido del estómago de su padre como medida de precaución. Agregó que si su padre necesitaba cirugía, le habían asegurado que no sería una operación seria.

Bolsonaro casi muere después del apuñalamiento en 2018, lo que resultó en múltiples cirugías de seguimiento.

Recientemente, Bolsonaro parecía indispuesto. En un discurso nacional en las redes sociales el jueves pasado, luchó por expresarse en un momento y dijo que había estado sufriendo hipo durante una semana.