La súplica de Moïse a su jefe de policía antes de morir: “¡Ven rápido! ¡Ven a salvarme la vida!”

El «premier» de Haití, Claude Joseph, dimitió para dejar el cargo en manos de Ariel Henry, quien fue nombrado por el presidente Jovenel Moïse dos días antes del magnicidio

Agentes de policía de Haití en las afueras de la casa donde fue asesinado Jovenel Moïse
Agentes de policía de Haití en las afueras de la casa donde fue asesinado Jovenel MoïseRICARDO ARDUENGOREUTERS

La desesperación del presidente haitiano asesinado la madrugada del 7 de julio en su domicilio, Jovenel Moïse, se refleja en sus gritos momentos antes de recibir doce disparos en la frente, el pecho, la cadera y el estómago: “¡Están disparando junto a la casa! ¡Moviliza a la gente! ¿Dónde estás? ¡Necesito tu ayuda, ahora! ¡Mi vida corre peligro! ¡Ven rápido! ¡Ven a salvarme la vida!”. La llamada de auxilio no evitó el magnicidio del mandatario de 52 años.

El último mando policial con el que habló Moïse, quién ha pedido a Miami Herald pertenecer en el anonimato, escuchó el sonido de unos rifles y ordenó a sus compañeros dirigirse a Pelerin 5, el barrio donde Moïse vivía con su esposa y sus dos hijos. Al concluir la llamada, Moïse fue torturado por los 28 sicarios y asaltantes colombianos, haitianos y haitiano-estadounidenses. Los asaltantes le rompieron un brazo y una pierna antes de recibir las 12 balas. El juez, Charles Dustin, ha indicado que la autopsia también señala que le arrancaron el ojo izquierdo. El Miami Herald asegura que Moïse suplicó por su vida a los mercenarios.

Retrato de Jovenel Moïse FOTO: Joseph Odelyn AP

El primer ministro interino reconocido como interlocutor por Estados Unidos, Claude Joseph, ha asegurado al Washington Post que dejará su cargo como primer ministro en funciones “por el bien de la nación”. Las palabras de Joseph contribuyen a enfriar la tensión política que Joseph generó al tomar el mando del país tras el magnicidio. Joseph no cedió el relevo, como estaba previsto, al neurocirujano Ariel Henry, designado oficialmente por Moïse dos días antes de su asesinato.

La oposición ha acusado a Joseph de estar detrás del magnicidio para lograr instalarse al mando de este país caribeño de 11 millones de habitantes lastrado por la corrupción, la violencia y la falta de oportunidades económicas. “Todos los que me conocen saben que no estoy inmerso en esta batalla ni en ninguna toma del poder”, ha asegurado al Washington Post. Haití tendrá nuevo gobierno con Ariel Henry a la cabeza, designado por el Senado como primer ministro encargado de organizar elecciones bajo la tutela de Joseph Lambert, nombrado por la cámara presidente en funciones de Haití encargado de organizar elecciones libres y seguras.

Vista aérea de la residencia donde fue asesinado Jovenel Moïse FOTO: Matias Delacroix AP

El regreso de la primera dama Martine Moïse el sábado por la tarde, dada de alta en el hospital de Miami donde ha sido atendida de las heridas de bala sufridas en el asalto, ha sorprendido a la clase política haitiana. La viuda no quiso hacer declaraciones tras descender completamente de negro protegida con un chaleco antibalas.

Martine Moïse, la viuda del ex presidente Jovenel Moïse FOTO: OFFICE OF THE PRIME MINISTER / H EFE

El profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Autónoma de México, Ignacio Martínez Cortes, coincide en que Martine pretender jugar un papel en el proceso de sucesión hasta las elecciones: “La hoguera política trata de apaciguarse y su participación puede ser gasolina. El presidente no tenía apoyo popular. Todavía es pronto para saber el apoyo que recibe. Su regreso significa que tiene el apoyo de Washington. Puede ser el factor que divida o no a los actores externos como la ONU, Organización de Estados Americanos y la UE. Puede ser el as bajo la manga de Estados Unidos por el cual no ha apoyado el posicionamiento de la ONU y la UE. La crisis haitiana es inesperada. Los actores internacionales se miran unos a otros. No ha estallado los enfrentamientos en las calles. La diplomacia no es visible pero está presente. La prueba es que Madura en Venezuela y Ortega Nicaragua no han dado sus exabruptos habituales”.

La ONU y la UE han apoyado a Ariel Henry como primer ministro provisional mientras EE UU mantiene el respaldo que mostró hacia Joseph la semana pasada. El Caribe ha atraído los focos de la política internacional debido a la crisis simultaneas en Haití y Cuba. “Las crisis caribeñas tienen un punto en común: el éxodo migratorio. La expulsión de las crisis puede provocar que un peón, Haití, se coma a la reina para las elecciones estadounidenses en 2024, Kamala Harris. Las crisis caribeñas pueden modificar el plan migratorio del gobierno Biden. Estados Unidos y México son destinos frecuentes de la migración caribeña”.