Ariel Henry, un neurocirujano para salvar Haití del desastre

Asume como primer ministro trece días después del asesinato de Jovenel Moïse

Ariel Henry asume como nuevo primer ministro de Haití
Ariel Henry asume como nuevo primer ministro de HaitíMatias DelacroixAP

Haití estrenó este martes un nuevo Gobierno, trece días después del asesinato del presidente Jovenel Moise, con la promesa de tender la mano a la oposición para buscar una salida a la profunda crisis en la que se haya inmerso el país. Ariel Henry, un respetado neurocirujano de 71 años que estudió en universidades en Francia y Boston, en Estados Unidos, asumió este martes de forma oficial el cargo de primer ministro, desde el que controlará todos los resortes del en Haití, dado que no hay planes para designar un jefe de Estado provisional y tampoco tendrá el contrapeso de un Parlamento, puesto que está clausurado desde enero de 2020.

El nuevo primer ministro fue nombrado para el cargo por Moise mediante un decreto firmado el pasado 5 de julio, pero el magnicidio, ocurrido dos días después, frustró su investidura y dejó el Gobierno en manos de su antecesor, Claude Joseph, abriendo un inédito pulso por el poder. Henry fue ministro de Interior y de Trabajo durante el mandato del presidente Michel Martelly (2011-2016) y previamente ocupó cargos en la cartera de Salud Pública.

Según la BBC, trabajó en Francia durante 19 años y al regresar a Haití se desempeñó como jefe de neurocirugía en uno de los hospitales más importantes del país. Entró por primera vez en la escena política a principios de la década de 2000 como una figura destacada del movimiento opositor Convergencia Democrática, que luchaba para expulsar del poder al entonces presidente Jean-Bertrand Aristide.

La división tras la muerte de Moïse ha polarizado aún más al país. Finalmente, Joseph anunció su renuncia al cargo despejando el camino a Henry, apenas dos días después de que Naciones Unidas y potencias extranjeras como Estados Unidos y Francia tomaran partido y dieran su apoyo explícito al hombre elegido por Moise.

RECELOS DE LA OPOSICIÓN

En su discurso de investidura, Henry aseguró que su Gobierno, integrado por 18 ministros, es un gabinete “de consenso” e “inclusivo”, puesto que integra algunas figuras de la oposición, así como técnicos y personalidades de la sociedad civil. No obstante, al frente de las carteras más importantes, como Justicia, Economía o Exteriores, se mantienen sus titulares actuales, en este último caso, el hasta ahora primer ministro Claude Joseph.

Esta circunstancia, sumada al apoyo internacional a Henry, ha alimentado los recelos de la oposición hacia el nuevo Gobierno, e incluso ya se han formulado llamamientos a protestas por parte de algunas fuerzas de izquierda. Una comisión que aglutina a numerosos grupos de la sociedad civil, que han mantenido reuniones en los últimos días para aportar soluciones a la crisis, también se ha desvinculado del nuevo Gobierno.

“La comisión de la sociedad civil no tiene nada que ver con la formación del Gobierno. No surge de ningún consenso con los actores de la sociedad civil que están unidos para encontrar una solución haitiana para la crisis. más que a ellos mismos “, dice un comunicado del grupo.

OFERTA DE DIÁLOGO

Para tratar de limar asperezas, Henry plagó su discurso de ofertas de diálogo “sincero y franco” dirigidas hacia la oposición y hacia la sociedad civil; y también, de invitaciones a la “unidad” para superar un momento que describió como “crítico”. La solución a esa crisis, subrayó, “debe implicar a todos los haitianos” y debe pasar necesariamente por la organización de elecciones, aunque no habló de plazos para esta cita con las urnas. “No tenemos la pretensión de resolver todos los problemas, pero con los demócratas podemos crear las condiciones para la organización de elecciones”, afirmó.

Con las elecciones en mente, prometió que uno de sus principales cometidos será restablecer el orden y la seguridad en el país, que desde hace meses atraviesa una grave ola de criminalidad.

COMIENZO DE LAS HONRAS FÚNEBRES

La investidura del nuevo se solapó con el comienzo de las honras fúnebres para el presidente asesinado, quien recibirá sepultura el próximo viernes en su panteón familiar, en la ciudad de Cap-Haitien, en el norte del país. El primer acto de duelo oficial tuvo lugar este martes en Puerto Príncipe y contó con la participación de todos los miembros del Gobierno saliente y del entrante. La viuda, Martine Moise, quien regresó al país el pasado fin de semana, no acudió al acto oficial.

La ceremonia contó con, danza, unas palabras de un sacerdote y discursos, entre ellos el de Claude Joseph, quien se refirió a Moise como un “amigo”. El jueves se celebrarán el velatorio y la misa, en Cap-Haitien, y el viernes tendrá lugar el funeral y el entierro. Aunque las celebraciones tengan carácter de Estado, la familia de Moise anunció que costeará todos los gastos, según el deseo de la primera dama.