De la familia del emir de Qatar a oligarcas de Rusia: la lista de magnates que esconden los Papeles de Pandora

Los propietarios secretos poseen propiedades en el Reino Unido por valor de miles de millones de libras

El emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al-Thani en una imagen de arhivo
El emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al-Thani en una imagen de arhivo

La filtración de los Papeles de Pandora (Pandora Papers) ha descubierto a los propietarios secretos de más de 1.500 propiedades del Reino Unido compradas mediante empresas offshore. Políticos extranjeros de alto perfil o personas acusadas de corrupción se incluyen entre los magnates escondidos en la investigación, con propiedades en el territorio británico de más de cuatro mil millones de libras.

El pasado domingo, se dio a conocer el escándalo financiero de los Papeles de Pandora, una investigación periodística realizada por centenas de profesionales en más de una decena de países. La BBC, junto con otros medios de comunicación como The Guardian o Finance Uncovered y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), trabajaron en una investigación para identificar en los archivos filtrados a los individuos detrás de empresas extranjeras que poseían propiedades en territorios británicos, tales como Inglaterra o Gales.

Varios líderes mundiales, como el rey de Jordania o la familia gobernante de Azerbaiyán han aparecido en la filtración de Pandora Papes. Por su parte, la familia gobernante Al-Thani, de Qatar, revelada en Pandora Papers, adquirió más de 20 propiedades en Londres con un valor estimado de más de 650 millones de libras. en total. Entre sus pertenencias, destaca una propiedad cerca de Regents Park en Londres en el año 2013, por un valor de 80 millones, u otra en todo el centro de la capital británica, valorada en 137 millones de libras. El gobierno del país no respondió a las preguntas sobre los hallazgos.

El multimillonario ucraniano Gennadiy Bogolyubov, investigado por el FBI por lavado de dinero, también está incluido en la investigación. El cofundador de PrivatBank, el mayor prestamista de Ucrania y que, tras nacionalizarse en 2016 ha estado persiguiéndole a través de acciones judiciales en Inglaterra y Estados Unidos, posee múltiples propiedades en el Reino Unido que fueron congeladas en un caso judicial, entre las que está un edificio comercial en Trafalgar Square, valorados en 275 millones de libras. También posee un gran bloque de oficinas en Knightsbridge valorado en 75 millones de libras cerca de Hyde Park.

Los Pandora Papers revelan que el hijo de Mikhail Gutseriev, oligarca ruso sancionado por el Reino Unido, posee un bloque de oficinas de varios millones de libras a través de una empresa secreta que fue comprada por más de 40 millones de libras. Por otra parte, la esposa del magnate Philip Green compró propiedades de primer nivel en Londres, con un valor de varios millones en libras. Los antiguos propietarios de BHS, Topshop o Miss Selfridge, entre otros, gastaron millones en propiedades de lujo en la capital británica a pesar de que sus empresas tenían problemas. Por ejemplo, compraron un piso en Mayfair con valor de casi cinco millones de libras cuando BHS tuvo que ser vendida por un millón. También compraron en 2016 una casa para su hija cerca del Palacio de Buckingham por 10,6 millones de libras esterlinas.

Ser propietario de bienes a través de una empresa offshore es legal, pero el gobierno británico elevó su propia evaluación del riesgo de lavado de dinero para el mercado inmobiliario de “medio” a “alto”. Los «papeles de Pandora» han abierto investigaciones sobre delitos fiscales y patrimoniales. En España, Agencia Tributaria ha confirmado que habrá investigación sobre los «Papeles de Pandora», y va abrir diligencias sobre las posibles responsabilidades fiscales y penales que se deriven de los documentos filtrados a la Prensa. Según los datos conocidos hasta ahora, hasta 600 españoles estarían señalados a cuenta de operaciones y negocios opacos al control tributario y, al igual que se hizo con anteriores filtraciones –como los «papeles de Panamá»– se buscarán indicios de actividades defraudadoras.