Angela Merkel: “Europa es una suerte para todos: podemos y debemos preservarla”

La canciller alemana se despide de España. El Rey Felipe VI le ha otorgado el prestigioso Premio Europeo Carlos V en el Monasterio de Yuste. “Solo una Europa unida es una Europa fuerte”

Thumbnail

Máxima expectación en Cuacos de Yuste, Cáceres, ante la visita de la canciller alemana, Angela Merkel, para recoger un prestigioso premio a su europeísmo. A las 12:00 del mediodía, la política conservadora que lleva casi 16 años al frente de Alemania, recibió el galardón Carlos V de la mano del Rey Felipe VI en el Monasterio de Yuste.

Angela Merkel dice así adiós a España, con recogida presencial de este premio y con un discurso de despedida sobre su legado en la Unión Europea. Merkel, que no se presentó a las últimas elecciones alemanas, entregará próximamente el testigo al futuro canciller que salga de las negociaciones políticas de los principales partidos políticos alemanes.

El rey Felipe entrega a la canciller alemana, Angela Merkel, la XIV edición del Premio Europeo Carlos V, en presencia de los presidentes del Gobierno, Pedro Sánchez, de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en el Monasterio de Yuste FOTO: Ballesteros EFE

A apenas unos metros de la habitación desde la que el emperador Carlos I de España y V de Alemania escuchaba misa desde su cama, Merkel fue honrada con esta distinción por su “servicio de Europa, habiendo sido una firme defensora del proceso de integración europea”.

La canciller, durante su esperado discurso centrado en la Unión Europea y el futuro de los 27, indicó que “estoy profundamente convencida: Europa es una suerte para todos nosotros: una suerte que podemos y debemos preservar y seguir diseñando”.

Para Merkel, es necesario “una Europa más soberana y más autónoma y saber actuar más rápido que ahora”. La canciller conservadora se refirió a los recursos, al tiempo y al dinero, y no solo durante tiempos de “crisis”. En su opinión tenemos que actuar y tomar decisiones conjuntas “más rápido que en el pasado. Y también tenemos que ser capaces de actuar con solidaridad”. Incluso hacer previsiones financieras en tiempos de bonanza económica para estar preparados ante futuras crisis”.

Porque Merkel recordó que “nuestro fundamento de valores es la base de nuestra credibilidad para poder tener influencia y peso ante otros países. Nuestros valores son polo de atracción y parte de nuestra proyección en el mundo”. Y es que la Unión Europea es “un símbolo de que la cooperación, el respeto y la tolerancia llevan a la paz, a la libertad y el bienestar”.

La canciller germana insistió en que “en tiempos en que el multilateralismo es objeto de presiones y viejos conflictos amenazan con volver a abrirse, este mensaje es más importante que nunca”.

Sobre la amenaza china y los refugiados

“La manera en la que nos posicionamos ante el ascenso de China como potencia económica política y militar y cómo asumimos nuestra nueva responsabilidad para nuestra seguridad en Europa, depende de si Europa es capaz de hablar de una sola vez o no. Lo que sucede cuando Europa no habla con una sola vez lo vemos también en la cuestión de las migraciones que requiere una política común europea, tanto por el bien de las personas en busca de refugio como por el bien de Europa”. No debemos cejar hasta que logremos un verdadero avance y sé que España está trabajando en eso, pero aún no hemos logrado nuestro objetivo.

Sobre el Brexit y Polonia

En cuanto al Brexit y los nacionalismos, Merkel advirtió que no podemos engañarnos, “desde hace tiempo ya hay fuerzas centrífugas en la UE que nacen cuando el poder de cohesión de los valores comunes se vuelve frágil, cuando las expectativas puestas en la UE no se cumplen. Cuando los cambios en la sociedad se hacen a distintas velocidades o cuando las diferencias económicas se hacen demasiado grandes. Sin referirse a Polonia directamente, la canciller manifestó que “cuando los intereses nacionales a corto y mediano plazo se anteponen al beneficio del proyecto común europeo o la base jurídica europea, entonces acabaremos teniendo problemas”.

“Solo hay un método eficaz contra estas fuerzas centrífugas que es seguir manteniendo un diálogo sincero y resaltar nuestros valores comunes y lo que nos distingue de otras potencias en el mundo. Es el respeto de la dignidad humana, de la libertad y de la democracia de la igualdad y del Estado de Derecho y del respeto de los Derechos Humanos y las minorías que están sólidamente consagrados en los tratados europeos. Promoverlos, así lo he aprendido, también es el objetivo de la Fundación Yuste. Esto es magnífico y da vida al proyecto europeo”.

En opinión de la canciller, en el seno de la UE no se pueden tomar decisiones de forma abstracta. Asimismo reconoció que “por muy dolorosas que sean las crisis a veces tienen un efecto catalizador”.

Merkel auguró que el proceso de integración europea no termina nunca. “Es contínuo”. Y como aviso a sus sucesores aseveró que una de las claves del éxito es “ser perseverante y saber mediar”.

El discurso del Rey

Tras Merkel, fue Su Majestad el Rey Felipe VI quien tomó el atril. El monarca no dudó en alabar a la canciller y su papel en las relaciones entre nuestros dos países.

“Su mandato al frente de la cancillería alemana se ha prolongado durante 16 años en los que ha ejercido su responsabilidad anteponiendo el compromiso al enfrentamiento y considerándose -como ella misma ha manifestado- una “empleada del Estado”, destacó Felipe VI.

“Su pragmatismo y fiabilidad han sido símbolo de solidez en Europa y en el mundo. Su espíritu científico, su aguda capacidad analítica, su coherencia y su capacidad de compromiso alejada de protagonismos y de los extremos le han permitido alcanzar consensos y encontrar soluciones equilibradas. Estos son los motivos que la dotan hoy de un gran respeto y autoridad política”, aseveró Felipe VI.

“Si hoy hubiese una ‘doctrina Merkel’, estas serían -solo- algunas de sus señas de identidad”. Para el Rey de España, “estos últimos 16 años de liderazgo tan personal, tan especial, pasarán a la historia con mayúsculas de la UE y del orden internacional. Pocas personas pueden representar mejor el espíritu de la unidad de Europa”.

Asimismo, el Rey destacó la oportunidad que ha supuesto la entrada de España en el club comunitario desde que se firmara el Tratado en 1985. “Si hoy España es lo que es, se lo debemos en primer lugar al esfuerzo y al trabajo de los españoles, pero desde luego también a nuestra pertenencia a la Unión”.

Ilusión en Cuacos de Yuste

Preparativos en Yuste para la entrega del premio a Angela Merkel FOTO: Esther S. Sieteiglesias Esther S. Sieteiglesias

La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste (FAEY) es muy conocida en las calles de Cuacos de Yuste, como “la Fundación Yuste” a secas y precisamente por la entrega de estos premios. Una vez al año, el Monasterio de Yuste se llena de cámaras de televisión y prensa.

“Vamos, que hoy viene la Merkel”, le apremia un trabajador municipal a otro que ha entrado a comprar tabaco en la “alimentación” de la Plaza de España. “Siempre vienen los periodistas de Casa Real y nos piden que les preparemos paquetes de productos típicos extremeños. Nos gusta mucho este premio”, explican en la tienda. La ceremonia dejó de celebrarse por la pandemia de coronavirus, por lo que la expectativa este año, era máxima.

Al acto de hoy ha acudido también el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, así como el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, y el líder de la oposición, Pablo Casado, que comparte familia política con Merkel.

Fernández Vara, antes de entrar en la Iglesia del Monasterio de Yuste, indicó a los periodistas que “Merkel ha demostrado que tiene algo especial, cuando uno es de un partido pero acaba representándonos a todos, es porque es una persona especial”. “En su opinión, “el Brexit fue un golpe muy duro para Europa, pero el haber salido de ahí una Europa fortalecida, en medio de una pandemia mundial tiene mucho mérito y ella, evidentemente ella es una de las protagonistas”.

En los aledaños del precioso monasterio, decenas de personas acudieron para saludar a las autoridades. Casado, Sánchez, el Rey y Merkel firmaron autógrafos en las banderas de los niños y mayores que vinieron hasta el lugar de retiro del Carlos V. Cuatro vecinos de Aldeanueva de la Vera vinieron andando desde allí “por la misma ruta del emperador, hemos tardado una hora y media caminando”. Los cuatro quieren saludar y ver en persona tanto al Rey como “a la Merkel”.

Alumnos del colegio Jeromín de Cuacos también han venido a animar con banderas, aunque los pequeños de 4 años, han preguntado varias veces al Rey si realmente era él quién les estaba saludando al no reconocerle bien por la mascarilla. “Era muy alto y me chocado el puño”.

El director de la Fundación, Juan Carlos Moreno, explicó a LA RAZÓN que este premio “empezó en 1995 con Jacques Delors, posee una larga trayectoria, y lo han recibido personalidades como Mijail Gorbachov, Javier Solana, Simone Veil...”. Así, el “jurado internacional ha considerado que Angela Merkel ha sido una firme defensora del papel estratégico de Europa en el mundo, frente a otras potencias durante todos sus mandatos”, indica Moreno. Es más, el director de Fundación, recuerda que actuaciones como la solidaridad con los refugiados han sido clave para estar en “el elenco de personalidades premiadas en este cuarto de siglo”.

“Hubo consenso”, confiesa Moreno. “Para nosotros fue una grandísima satisfacción que ella aceptara este premio que posiblemente sea el único premio que haya aceptado al final de su mandato”.

“Es un gran honor, es además un momento ciertamente importante y especial para las relaciones entre España y Alemania”, indicó el embajador de Alemania en España, Wolfgang Dold, en sus redes sociales.