Comer una vez cada tres días, el drama de estar confinado en Xian por un brote de coronavirus

Desde la pasada semana, las autoridades de China ordenaron el confinamiento de la ciudad de trece millones de habitantes por un repunte de casos de covid-19

Los residentes alertan de que las previsiones eran escasas y las verduras no estaban frescas, aludiendo a que muchos productos estaban pasados de caducidad.
Los residentes alertan de que las previsiones eran escasas y las verduras no estaban frescas, aludiendo a que muchos productos estaban pasados de caducidad. FOTO: STRINGER VIA REUTERS

Desde la pasada semana, las autoridades de China ordenaron confinar la ciudad de Xian, de trece millones de habitantes, por un repunte de casos de covid-19 que llevó a esta zona a sumar más de 50 contagios en un solo día el pasado miércoles 23 de diciembre. Famosa por el ejército subterráneo del primer emperador de China, los ciudadanos de este lugar tienen derecho a salir a abastecerse solamente una vez cada tres días.

Los funcionarios locales dijeron que habían entregado cientos de toneladas de alimentos y suministros gratuitos en los últimos días, pero también pidieron “comprensión y tolerancia” mientras el país azota dos problemas: el primero, la pandemia, con una fuerte ola que azota el mundo, y el segundo, la crisis de desabastecimiento, que ha provocado muchas “discrepancias” en el exceso de oferta, tal y como dicen los funcionarios, según AFP.

Según las informaciones recogidas por la agencia china de noticias Xinhua, las entregas arrancaron durante la jornada del miércoles y tienen carácter gratuito para ayudar a los ciudadanos a superar el confinamiento. “Cada hogar recibe once tipos de productos, incluidos carne, huevos y vegetales, con lo que se pueden satisfacer sus demandas durante tres días”, ha explicado Wang Fan, del organismo de Prevención y Control de Pandemias del distrito.

No obstante, Las personas encerradas dentro de Xian dijeron a la agencia francesa que estaban luchando por conseguir suficiente comida. Consiguen comer una vez al día, ya que recogen tres comidas cada vez que salen. Una de las mujeres que viven en la zona dijo a AFP que no había recibido nada de comida, pero que había logrado recibir una entrega de la tienda local 48 horas antes de contactar con la agencia. “Tengo arroz en casa, me quedan varios huevos, pero no sé cuánto durará”.

Además, los residentes alertan de que las previsiones eran escasas y las verduras no estaban frescas, aludiendo a que muchos productos estaban pasados de caducidad. “Escuché que a amigos en otros distritos les entregaron la comida, pero no aquí en el distrito de Weiyang”, dijo a la AFP una residente de apellido Wang, que dijo que estaba trabajando con todos sus suministros. Por otro lado, otra residente dijo que solo tenía suficiente comida “porque había convencido al administrador de la comunidad en la puerta para que la dejara escapar al supermercado”.

El jueves, Xian reportó 155 infecciones, casi el triple que una semana antes, cuando se vieron obligadas a confinarse. Desde el pasado 9 de diciembre. Ha habido más de mil casos. Mientras, varios países de Europa, como Reino Unido, Francia o España, superan cada día los 100.000 contagios y no se ven medidas tan extremas. Desde el comienzo de la pandemia, China ha registrado un total de 101.890 contagios y 4.636 muertes, aunque sus cifras han sido cuestionadas tanto por fuera como por dentro del país.

Las medidas fueron reforzadas desde el lunes, cuando se ordenó que no salieran de casa a menos que fuera para realizarse pruebas sobre el coronavirus, mientras que todos los vehículos, a excepción de los de los servicios de emergencias, tienen prohibido circular. Con este aumento, es previsible que las restricciones se intensifiquen este fin de semana.

Desde el comienzo de la pandemia, solo dos ciudades chinas se han visto sometidas a un confinamiento de características similares: Wuhan (centro) en el brote inicial a comienzos de 2020 y Shijiazhuang (norte) el pasado enero. La red social Weibo, similar a Twitter, fue el canal por el que varios afectados por la falta de víveres en Xian eligieron protestar: “La situación epidémica de Xian es grave, podemos aceptar las rondas masivas de PCR, quedarnos en casa y otras medidas, pero no hagan que no podamos comer o comprar comida”, declaraba un usuario.