Europa

El invierno, el gran aliado bélico de Putin en Ucrania

El Kremlin cambia de estrategia y se ceba ahora con las centrales eléctricas para doblegar a los ucranianos de cara al brutal frío ucraniano

Un hombre corta trozos de leña en Kivsharivka, Ucrania. A medida que las temperaturas descienden por debajo del punto de congelación en el este de Ucrania, aquellos que no han huido de los intensos combates, los bombardeos regulares y los meses de ocupación rusa se encuentran en el umbral de un invierno brutal y se atrincheran para pasar los meses de frío
Un hombre corta trozos de leña en Kivsharivka, Ucrania. A medida que las temperaturas descienden por debajo del punto de congelación en el este de Ucrania, aquellos que no han huido de los intensos combates, los bombardeos regulares y los meses de ocupación rusa se encuentran en el umbral de un invierno brutal y se atrincheran para pasar los meses de frío FOTO: Francisco Seco AP

“Somos amables y amamos a todos”, señaló Elena Skabeeva, presentadora de un popular programa de televisión en el canal de televisión estatal “Russia-1″, mientras se reproducían vídeos de aviones teledirigidos iraníes atacando objetivos en las zonas residenciales de la capital de Ucrania.

Skabeeva y sus invitados, incluidos los miembros de la Duma rusa Andrey Gurulyov y Konstantin Dolgov, calificaron la estrategia rusa de desactivar toda la infraestructura crítica en Ucrania como la forma clave de subyugar a la resistencia ucraniana.

Una mujer calienta a su perro en Kivsharivka, Ucrania
Una mujer calienta a su perro en Kivsharivka, Ucrania FOTO: Francisco Seco AP

“Una semana después de que se corte la electricidad, la ciudad de Kyiv comenzará a fluir en mierda”, indicó Gurulyov antes de agregar que “será imposible vivir sin calefacción, agua, alcantarillado y luces, lo que hará que los flujos de refugiados se trasladen a la frontera occidental”.

Dolgov, ex comisionado de derechos humanos, sugirió que “los ataques deberían ser aún más frecuentes”.

Iryna Panchenko saca una olla de comida de una estufa improvisada junto a su nieto Artem en Kivsharivka
Iryna Panchenko saca una olla de comida de una estufa improvisada junto a su nieto Artem en Kivsharivka FOTO: Francisco Seco AP

Los ataques rusos contra áreas civiles e infraestructura energética se han convertido en la clave de su esfuerzo por revertir el curso de su tambaleante campaña militar, así como en un intento de distraer la atención de los humillantes reveses en Jersón y Járkiv y la impopular decisión de movilización “parcial”.

Guerra de Ucrania
Guerra de Ucrania FOTO: Antonio Cruz

Al volverse al menos siete veces más frecuentes en los últimos 10 días, los ataques lograron dañar al menos varias docenas de objetos de transmisión y generación de electricidad en toda Ucrania, según el primer ministro de Ucrania, Denys Shmygal.

“La situación sigue siendo difícil pero bajo control”, insistió Shmygal el viernes. Subrayó que, para superar el desafío, se ha incrementado el número de brigadas de reparación, se han comprado repuestos en el extranjero y se han almacenado en lugares seguros en todo el país. Además se ha asegurado la asistencia de socios extranjeros como Estados Unidos, Países Bajos y Dinamarca.

Volodimir Omelchenko, experto del Centro Razumkov de Ucrania, explicó anteriormente a LA RAZÓN que Rusia sabe muy bien cuáles son los puntos débiles del sistema energético ucraniano. Las autoridades instaron a los ucranianos a reducir urgentemente su consumo de electricidad aún más, mientras que en los últimos días se introdujeron cortes de energía temporales en partes del país.

Puede resultar cada vez más complicado, ya que las temperaturas han finalmente comenzado a bajar esta semana, lo que lleva a la población a encender sus calentadores eléctricos. Es precisamente el frío lo que el presidente Vladimir Putin espera que le ayude a subyugar la voluntad de los ucranianos de seguir luchando.

La imprevisibilidad y las dificultades relacionadas con los ataques en curso y los daños a la infraestructura causan inconvenientes, pero hasta ahora apenas parecen haber afectado el estado de ánimo general.

¿Medida contraproducente?

“Me siento enojada, no asustada”, dice Valia, una ucraniana desplazada internamente de Kryvyi Rih. Su ciudad natal, donde también nació el presidente Volodimir Zelenski, ha sufrido bombardeos rusos regulares durante casi ocho meses. Parte de la campaña de terror rusa contra los civiles, utilizada en muchas otras ciudades, solo sirve para alimentar su desafío.

La demanda de ropa abrigada entre los civiles ha aumentado considerablemente en los últimos meses, según OLX, una plataforma minorista líder local, con los calcetines abrigados volviéndose especialmente populares. Varios calentadores y bancos de energía también han sido muy buscados.

“Cuando hace frío, recuerda que los soldados en las trincheras no tienen ni calefacción, ni electricidad normal”, comparten los ucranianos en línea.

Aun así, es en el campo de batalla donde los soldados ucranianos pueden eventualmente capear las temperaturas más frías mejor que los rusos. Cientos de miles de conjuntos de ropa de invierno han sido prometidos al Ejército ucraniano por sus socios extranjeros, mientras que la capacidad de Rusia para asegurarlos para los soldados recién movilizados es cuestionable.

Moscú se apresura a llevar a sus nuevos reclutas al frente en Ucrania con la muerte de al menos 50 de ellos ya reportada en los medios rusos. Es posible que hasta 2.000 ya hayan cruzado el río Dnipro para fortalecer las defensas al oeste y al norte de Jersón, dicen fuentes ucranianas.

Con su posición militar “no fácil” en Jerson, en palabras del líder de las tropas rusas en Ucrania, Rusia puede estar preparándose para aumentar la escala de su destrucción de la infraestructura ucraniana.

Volodimir Zelenski ha advertido que Rusia podría volar la importante presa en Nova Jajovka y luego acusar a Ucrania de hacerlo. Aseguró que esto provocaría daños en 80 localidades, incluido Jersón, y sería peligroso para varios cientos de miles de personas. Interrumpiría el suministro de agua en gran parte del sur de Ucrania, conduciría a una situación de riesgo en la central nuclear de Zaporiyia y también destruiría el suministro de agua a Crimea, anexada por Rusia.