América

Casa Blanca

Una antigua asesora de Trump acusa a Rudy Giuliani de manosearla el día del asalto al Capitolio

Cassidy Hutchinston denuncia en sus memorias, adelantadas por ‘the Guardian’, un incidente con el exalcalde de Nueva York acaecido el 6 de enero

Cassidy Hutchinson, mano derecha del jefe de Gabinete de Mark Meadows, durante el mandato de Donald Trump
Cassidy Hutchinson, mano derecha del jefe de Gabinete de Mark Meadows durante el mandato de Donald TrumpAndrew Harnik / POOLAgencia EFE

«Siento sus dedos helados recorrer mi muslo. Él inclina la barbilla hacia arriba. El blanco de sus ojos parece ictérico. Mi mirada se dirige hacia John Eastman [asesor del entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump], que esboza una sonrisa lasciva», escribe Cassidy Hutchinson. «Lucho contra la tensión de mis músculos y retrocedo ante el agarre de Rudy [Giuliani, antiguo abogado del magnate]... lleno de rabia, atravieso la tienda, en otra búsqueda de Mark [Meadows, el jefe de gabinete de Trump]». Es un pasaje del libro que publicará el próximo mes de octubre la antigua asesora de Trump, adelantado por el diario londinense the Guardian.

Cassidy Hutchinson relata en las páginas de «Enough» (Suficiente), unas memorias en las que repasa su paso por la Casa Blanca, que el exalcalde de Nueva York reconvertido en abogado de Trump la manoseó, puso su mano «bajo mi americana, luego bajo mi falda». Giuliani, uno de los 19 imputados en el caso en Georgia que investiga la presunta creación de una trama criminal para manipular las elecciones de 2020 en ese estado, era como «un lobo acercándose a su presa», en palabras de Hutchinson.

La asistente de Meadows y asesora de Trump denuncia en el libro que el presunto abuso habría sucedido el fatídico 6 de enero de 2021 en que se produjo el asalto mortal al Capitolio por parte de una turba de seguidores de Trump que pretendían evitar la oficialización de la victoria electoral del candidato demócrata y actual presidente, Joe Biden.

En caso de que se formalizara la acusación, se abriría así un nuevo frente judicial para el amigo íntimo de Trump. Giuliani enfrenta 13 cargos criminales en Georgia y dos demandas. Una de 1,3 millones de dólares que presentó su propio abogado, quien reclama el pago de honorarios, y otra de 10 millones de dólares de una antigua asistente personal. En está última, Giuliani está acusado de delitos que incluyen abuso de poder, robo de salario, agresión sexual y acoso.

Hutchinson, gran conocedora de los secretos de la Administración Trump, relata en sus memorias cómo pasó de ser una firme partidaria del expresidente hasta su decepción con lo que se encontró en su llegada a la Casa Blanca. Dedica además una parte del libro para reflexionar sobre su participación en el comité del 6 de enero de la Cámara de Representantes, que investiga el papel de Trump en el asalto al Capitolio. Hutchinson asegura que ese día «experimentó rabia, desconcierto y una sensación sigilosa de temor de que algo realmente horrible [iba] a suceder», recoge the Guardian.

La ayudante del gabinete de Trump testificó el pasado 28 de junio en una sesión extraordinaria de la comisión que investiga el asalto al Capitolio en la Cámara baja. Dejó Hutchinson varios titulares. El más relevante: que Trump ordenó allanar el camino a los sublevados. Y no sólo eso, sino que además trató de unirse a la turba.