Asia

EE UU, Corea del Sur y Japón responden al último cohete norcoreano con ejercicios aéreos conjuntos

Cazas escoltan bombarderos estadounidenses un día después de que Pyongyang lanzara un misil balístico intercontinental que cayó en aguas de Japón

Aviones F-35 de la fuerza aérea surcoreana y F-16 estadounidense escoltaron bombarderos B-1B de Estados Unidos
Aviones F-35 de la fuerza aérea surcoreana y F-16 estadounidense escoltaron bombarderos B-1B de Estados Unidos EFE

Estados Unidos realizó el domingo ejercicios aéreos conjuntos con Corea del Sur y Japón en los que participaron bombarderos estratégicos, justo un día después de que Pyongyang disparara un misil balístico intercontinental (ICBM) Hwasong-15. El Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur declaró que las maniobras, en el que cazas surcoreanos F-35A, F-15K y F-16 escoltaron a bombarderos estadounidenses B-1B, sirven para demostrar la "abrumadora" capacidad de defensa y la disposición de los aliados.

Así pues, sobrevolaron el Mar de Japón con F-15, bombarderos B-1 y F-16 de las Fuerzas Armadas estadounidenses en los ejercicios tácticos. Según informó el Ministerio de Defensa nipón en un comunicado, se encontraban en un entorno de seguridad "cada vez más severo", especialmente después de que el último misil norcoreano cayera dentro de su Zona Económica Exclusiva (ZEE).

Los ejercicios aéreos se producen un día después de que Corea del Norte lanzara un misil balístico de largo alcance al mar frente a la costa occidental japonesa, tras advertir de una respuesta contundente a los próximos ejercicios militares de Seúl y Washington. La agencia estatal de noticias norcoreana informó de que el proyectil había volado durante 1 hora, 6 minutos y 55 segundos, a una altura de 5.768 km, antes de impactar con precisión en una zona preestablecida a 989 km en aguas abiertas. El primer ensayo con un Hwasong-15 tuvo lugar en 2017.

El medio de comunicación estatal norcoreano KCNA afirmó que el país realizó el sábado un "simulacro de lanzamiento repentino" en una "prueba real" de sus esfuerzos por convertir en "irresistible la capacidad de contraataque nuclear mortal contra las fuerzas hostiles".

La hermana del líder Kim Jong Un, Kim Yo Jong, lanzó otra advertencia y acusó a Washington de intentar convertir el Consejo de Seguridad de la ONU en lo que calificó de "herramienta para su atroz política hostil" hacia Pyongyang. "Vigilaremos cada movimiento del enemigo y tomaremos muy poderosas y abrumadoras contramedidas contra cada uno de sus movimientos hacia nosotros", dijo en un comunicado.

El lanzamiento del misil del sábado, el primero del Norte desde el 1 de enero, se produjo después de que Pyongyang amenazara el viernes con una respuesta "fuerte y persistente sin precedentes", mientras sus enemigos se preparaban para unos ejercicios militares anuales, como parte de los esfuerzos para defenderse de la creciente amenaza nuclear y de misiles que supone el Norte.

Cabe destacar que la semana pasada tuvo lugar un multitudinario desfile militar en Pyongyang, en el que las tropas desplegaron más de una docena de misiles balísticos intercontinentales, mientras Kim Jong Un observaba exultante desde una tribuna. El número sin precedentes de cohetes exhibidos subrayó la continua expansión de las capacidades militares de su país, a pesar de sus limitados recursos, y mientras las negociaciones con Washington siguen estancadas.

El Reino Ermitaño viene de un año récord en demostraciones de armas, con más de 70 misiles balísticos disparados, incluidos los que tienen potencial para alcanzar el territorio continental estadounidense, Asimismo, realizó una serie de disparos que describió como ataques nucleares simulados contra objetivos surcoreanos y estadounidenses, en respuesta a la reanudación por parte de los aliados de unas maniobras militares conjuntas a gran escala que llevaban años reduciéndose.