MENÚ
viernes 18 octubre 2019
20:02
Actualizado

Cuando Estados Unidos se comió a México

Los estados de EE UU en los que hay una gran población de hispanos pertenecían a México mucho antes de que Trump iniciara su campaña de expulsión de inmigrantes

  • Cuando Estados Unidos se comió a México

Tiempo de lectura 2 min.

12 de agosto de 2019. 22:52h

Comentada
Manuel Calderón 12/8/2019

ETIQUETAS

La frontera entre México y Estados Unidos no la ha inventado Donald Trump, a pesar de que quiera de manera tosca e inhumana cerrar el asunto levantando una valla. Esto sí, en las maquiladoras del sur, en las de Ciudad Juárez, la vecina de El Paso, donde se produjo la matanza de veinte hispanos, se sigue trabajando día y noche para exportar sus productos sin pagar aranceles.

La frontera tiene una extensión de 3.145 kilómetros que recorren California, Arizona, Nuevo México y Texas. Pero la lucha por la tierra en esta zona es vieja y costó una guerra entre México y Estados Unidos que al sur de Río Grande se conserva en el imaginario y en sus canciones. Cuando Trump dice que hay que expulsar a los hispanos, incluidos los mexicanos, claro, utiliza un tono de propietario de rancho que no coincide con la historia.

Él lo sabe, o lo debería saber. Aquella guerra en la que México perdió la mitad de su territorio se declaró el 13 de mayo de 1846 y la paz se firmó el 2 de febrero de 1848, en la villa de Guadalupe Hidalgo, que dio nombre al tratado, hoy un barrio de la capital federal mexicana, después de haberla invadido, hecho que, sin duda, dejaba claro la voluntad expansionista del norte. La primera oportunidad se le ofreció antes de la independencia de México, bajo el Virreinato de la Corona española, cuando ésta –a través del tratado Adams-Onis– entregaba Oregón y Florida y ganaba Texas.

Con la independencia en 1821, México ratificó el tratado, pero EE UU lo vio como una oportunidad. A Texas llegaron miles de colonos norteamericanos que tenían el privilegio de no pagar impuestos y de poder tener esclavos (hay historiadores que lo suman a la guerra civil que vendría), hasta que la transformación que sufrió ese territorio le llevó a declarar la independencia en 1846 y la anexión a Estados Unidos.

Con la guerra declarada por el Congreso estadounidense, los estados fronterizos con México se fueron sumando a EE UU: California declaró la independencia, Nuevo México fue anexionado por Texas y Arizona invadido. Así perdió México el cincuenta por ciento de su territorio. Antes de que naciera Trump.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs