MENÚ
jueves 22 agosto 2019
19:23
Actualizado

El Elíseo revisará la cooperación con Ciudadanos si pacta con Vox

Inquietud en París por la configuración de los gobiernos municipales tras el 26 M

  • El presidente francés, Emmanuel Macron, interviene este martes en la 108º conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo
    El presidente francés, Emmanuel Macron, interviene este martes en la 108º conferencia anual de la Organización Internacional del Trabajo /

    Efe

Tiempo de lectura 4 min.

14 de junio de 2019. 10:32h

Comentada
Rocío Colomer 14/6/2019

ETIQUETAS

El Gobierno de Emmanuel Macron observa con atención la configuración de los distintos gobiernos municipales y regionales con especial atención a lo que ocurra con los pactos con Vox en plazas tan simbólicas como Madrid. En un encuentro en París con representantes de las principales cabeceras de la prensa española entre los que se encontraba LA RAZÓN y las agencias de información, la secretaria de Estado de Asuntos Europeos, Amélie de Montchalin, advirtió de que “la alianza con la extrema derecha como hemos visto en España no es una opción”. No obstante Montchalin no quiso entrar en las consecuencias que podrían derivarse de estos pactos locales y regionales en el Parlamento Europeo pues considera que es una “decisión del grupo parlamentario Renew Europe”. Para la secretaria de Estado “el grupo debe jugar sus cartas y tomar sus decisiones”.

La muleta de los votos de Vox en los pactos municipales puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza para la gran familia centrista que quiere liderar Macron en el Parlamento Europeo y a la que aspira a atraer a Grünen, los verdes alemanes tras superar a los socialdemócratas en las elecciones europeas. Fuentes del Elíseo insisten en que Renew Europe es un grupo “progresista” en el que no puede haber “incoherencias, ni ambigüedades” como, a su juicio, sí ocurre en el Partido Popular Europeo con Fidez, el partido de Viktor Orban. Los contactos directos o indirectos de Ciudadanos con Vox pueden limitar la capacidad de Macron para buscar alianzas a la izquierda y a la derecha.

El Gobierno francés no quiere establecer ninguna línea roja en estos momentos porque está “evaluando” la situación pero sí asegura que están “vigilantes” y “observan con preocupación” las negociaciones. Tanto es así que advierten de que “si hubiera una plataforma común entre Cs y la extrema derecha eso cuestionaría nuestra cooperación política incluido el trabajo en Europa”. Fuentes del Elíseo insisten en que “no podemos ignorar lo que ocurre en la escena regional y local. No es una anécdota”.

Las reservas hacia los cálculos políticos de Ciudadanos en clave nacional contrasta con la buena sintonía que existe entre el presidente Macron y el presidente Pedro Sánchez. Pese a que el partido de Albert Rivera sigue siendo su socio natural en el Parlamento Europeo a nivel institucional el interlocutor es el presidente del Gobierno. “Hay que diferenciar la vida parlamentaria de la institucional”, matizan. No pertenecen a la misma familia política, ni comparten la misma visión en todos los asuntos pero “la conexión política y personal es buena”, sostienen.

En estos mismos términos se pronuncia la secretaria de Estado de Asuntos Europeos francesa. “Estamos muy cerca de Pedro Sánchez, eso es verdad” afirma Montchalin. El entendimiento es especialmente palpable en la agenda europea. “El presidente español tiene prioridades para Europa que Macron comparte”, subraya. La secretaria de Estado lamenta que “nuestros oponentes dicen a veces que Macron es un presidente de derechas pero en verdad en la escena europea se reúne con socialistas, centristas...”. Uno de los mantras de los macronistas es romper la lógica de bloques en el Parlamento Europeo y en el Consejo. “Nosotros somos miembros de Renew Europe pero no solo vamos a hablar con los países que estén en el grupo”, argumenta. Para Montchalin lo importante es negociar “proyecto a proyecto”.

El presidente de la República se esfuerza por mantener vivo su principio macroniano de “en même temps”, a pesar de las criticas por un escoramiento a la derecha. Hizo célebre la frase en la campaña de 2017 y se ha convertido en un “tic” del lenguaje presidencial para destacar la alternancia de la pierna derecha y la pierna izquierda a la hora de trazar su trayectoria política. Analistas como el historiador Benoit Pellistrandi consideran que Rivera “está olviándose cada vez más de su pierna izquierda”, está perdiendo versatilidad política. La evolución y el alcance de esta estrategia determinará la salud de la alianza de Ciudadanos y La República en Marcha en el futuro próximo

Últimas noticias