Internacional

Putin inicia el bombardeo indiscriminado contra objetivos civiles

Arrecia la ofensiva del Kremlin sobre Kiev y Jarkov mientras avanza el convoy con cientos de vehículos blindados rusos para cercar la capital

Sexto día de guerra en Ucrania. Después de haber resistido a las dos primeras oleadas del ataque ruso, los ucranianos se preparan hoy para una tercera oleada cuyas consecuencias se adivinan devastadoras para la población civil. Ayer se sucedieron violentos enfrentamientos en Bucha, a escasos kilómetros al norte de la capital, y pese al aguante de las tropas ucranias, las autoridades locales anunciaron ayer por la noche que la localidad ha quedado prácticamente devastada por la violencia de los combates. La cobertura móvil ha desaparecido después de que el mástil de telefonía quedase gravemente dañado y la mayoría de los hogares se han quedado sin electricidad, gas y agua. El centro de Kiev, por otro lado, permanece intacto a los ataques enemigos gracias a la implacable tarea que está realizando la policía de la ciudad a la hora de identificar y apresar a posibles saboteadores rusos.f

Durante el día se registraron bombardeos en ambas orillas del río Dniéper que apuntaban a los suburbios, aunque dos ataques con cohetes pudieron ser neutralizados por las defensas aéreas de la capital, según informa a este periódico un testigo directo del distrito de Troieshchyna. La noche del 28 de febrero al 1 de marzo fue la más tranquila desde que comenzó la invasión pero fes esta calma que precede a la tormenta la que los kievitas temen y esperan agazapados tras los sacos de arena, las barricadas, su bandera, los muros de cristal de su hogar. Los satélites estadounidenses han captado a la altura de Ivankiv una columna rusa de 60 kilómetros de largo dirigiéndose hacia la capital, que ya llevaba gestándose los dos últimos días con fuerzas venidas de Bielorrusia. Se espera que esta columna conforme la tercera oleada.

Avance ruso
Avance ruso FOTO: Antonio Cruz

En la tarde del martes, un cohete ruso impactó contra la antena de televisión de Kiev, inutilizándola durante unas horas. La retransmisión de 8 canales fue recuperada poco después. Mientras tanto, Rusia lanzó un comunicado a mediodía anunciando un bombardeo masivo en la capital e instando a los civiles a huir lo antes posible.

Uno de los mayores símbolos de la resistencia kievita, cada día más próximo a ocupar un sitio entre las páginas irrevocables de la Historia, es el alcalde y ex boxeador Vitali Klitschko. Su cercanía con las tropas que defienden la ciudad, su ánimo de combate y sus severas pero necesarias normas para evitar el pánico entre los civiles se han mostrado fundamentales para la resistencia ucraniana. Desde este martes queda prohibida la venta de alcohol en la capital y Klitschko ha dado órdenes de tratar a los saqueadores de las tiendas de la misma manera que a los traidores o a los saboteadores. Se comunica de manera frecuente con la población a través de su canal de Telegram y constantemente envía mensajes de ánimo y valentía a sus compatriotas. Los bombardeos también fueron intensos en Vasilkov, al sur de la capital. Esta localidad de apenas 36.000 habitantes está señalada como un importante objetivo por los rusos, ya que alberga una base aérea y uno de los cuatro centros de control aéreo de Ucrania.

Frente este

La rutina de la guerra se mide por desgracias. Después de anunciar las autoridades rusas a los cuatro vientos que las principales ciudades de Ucrania caerían antes de 48 horas desde el inicio de la invasión, hoy arrancamos la sexta hoja del calendario en este conflicto infame con todas las grandes ciudades todavía bajo el control ucraniano. Putin no parece llevarlo demasiado bien y desde ayer comenzó el bombardeo indiscriminado a objetivos civiles, recrudeciendo así el horror de la guerra hasta límites que ni siquiera los ucranios sospechaban. Járkov fue la gran afectada por la nueva estrategia rusa. Desde el mediodía del lunes y a lo largo de toda la noche, los habitantes de esta ciudad próxima a la frontera rusa han sufrido bombardeos interrumpidos de forma intermitente, la mayoría de ellos en los barrios residenciales de Saltivka, Pavlove Pole y Aleksiyivka, ocasionando un alto número de víctimas civiles. El alcalde de la ciudad aseguró que llevan contabilizados 21 fallecidos, aunque todavía quedan muchas personas enterradas bajo los escombros y la cifra arrojada no contrasta con la realidad. Al mediodía del martes también se registraron impactos en la fábrica de aviones de Járkov. Como respuesta a los ataques rusos, las Fuerzas Armadas ucranias aseguran que derribaron un avión ruso que sobrevolaba la ciudad con intención de bombardearla.

Situación Járkov
Situación Járkov FOTO: José Luis Montoro

Desde el comienzo de la invasión, Rusia ha lanzado 113 misiles operativos y tácticos Iskander y Calibre tanto en objetivos militares como zonas civiles. Zelenski afirmó ayer en un discurso que “el cohete lanzado a la plaza central de Járkov es un terror absoluto y no disimulado. Después de eso, Rusia es un estado terrorista. Nadie perdonará. Nadie lo olvidará”. A la barbarie de Putin, tenemos que añadirle el asesinato de un estudiante indio que se refugiaba de los bombardeos en un edificio gubernamental de Járkov y el ataque a dos periodistas daneses que resultaron heridos de bala en Ojtirka pero que, afortunadamente, pudieron escapar con vida del lugar. También se han recogido pruebas que muestran que Rusia está utilizando bombas de vacío o termobáricas, cuya fuerza destructora solo se ve superada por el armamento nuclear.

Al bombardeo indiscriminado con cohetes y misiles Grad (cuya precisión es bastante menor que la de otros sistemas ofensivos), habría que sumarle los combates que se llevan desarrollando a las afueras de la ciudad desde el pasado 27 de febrero. Diversos pueblos en la periferia de Járkov ya han sucumbido al invasor y por cada minuto que pasa, la ciudad se encuentra un poco más aislada (solo ayer, las tropas rusas se hicieron con la localidad cercana de Dergachi).

Frente sur

En el frente sur, la toma por parte de las tropas rusas de la central nuclear de Zaporozhie, la mayor de Europa y la tercera más grande del mundo, supuso ayer un duro golpe para la moral ucraniana, dado que esta central abastece hasta un quinto de la energía de todo el país. También cayó en la tarde del domingo la ciudad de Berdyansk, pero a las fuerzas del Kremlin no les está resultando fácil mantenerla. Los ciudadanos se manifiestan las veinticuatro horas del día increpando a los ocupantes y esta mañana, las Fuerzas Armadas de Ucrania destruyeron en un ataque aéreo el equipo ruso desplegado en el aeródromo de esta localidad.

Los combates por la ciudad costera de Mariupol continúan mientras el líder de las fuerzas separatistas de Donetsk asegura que hoy se lanzará un gran ataque para tomar definitivamente la plaza. A lo largo de la mañana se produjeron bombardeos que provocaron daños en casas y una escuela. Sin embargo, los observadores consideran que la logística rusa está sufriendo una serie de impedimentos que dificultan su avance. A la falta de combustible para el funcionamiento de los vehículos, municiones y raciones adecuadas para la alimentación de los soldados, habría que añadirle su falta de superioridad aérea. Los expertos consideran que se debe a una combinación de pilotos ucranianos muy bien entrenados y el despliegue de aeronaves de vigilancia y reconocimiento ISR y AWAC bajo el mando de la OTAN en territorio polaco (su radio de acción abarca 725 kilómetros) y que tienen la capacidad para rastrear el espacio aéreo e interferir en las comunicaciones rusas y sus equipos de orientación.