Este es el bronceado rápido y seguro que triunfa en redes sociales (¡ponte morena al instante!)

Y no hace falta que tomes el sol.

Ha llegado el verano de la nueva normalidad y tanto confinamiento ha hecho que muchas estemos aún más blancas de lo normal. ¿Envidias a las influencers que están luciendo bronceado? ¡Tranquila, tienen truco! En las últimas semanas las redes sociales se han llenado de bonitos bronceados en los cuales, el sol no tiene nada que ver. Se trata del bronceado de caña de azúcar, un tratamiento que cada vez gana más adeptos y que se ha convertido en la alternativa perfecta a broncearse en la playa, la piscina o la terraza. Porque a pesar de que estemos concienciados sobre los efectos del sol en la piel, los españoles queremos vernos morenos: según los datos de los expertos en belleza de Treatwell, las reservas de bronceados con spray de caña de azúcar incrementaron un 42% en junio respecto a mayo.

El principal beneficio del bronceado con caña de azúcar es que es totalmente seguro para nuestra piel: “el tono moreno no se consigue mediante una activación de la melanina a través la radiación UVA sino al DHA, un activo 100% natural obtenido de la caña de azúcar que se rocía en la piel y al entrar en contacto con la queratina (otra molécula presente en nuestra piel), fermenta y se vuelve marrón” explican los expertos de la plataforma. Aunque suene complicado, este proceso es totalmente seguro, fácil y rápido. En máximo 20 minutos se ha pulverizado todo el cuerpo y el resultado empieza a ser visible a las pocas horas. Además, se puede elegir entre varios tonos para lograr un resultado natural.

Sin embargo, este bronceado desaparece de forma gradual en unos 8-10 días a causa de los lavados y del sudor. Por eso los expertos recomiendan exfoliar previamente la piel (“así las partículas de DHA impregnan mejor la piel”), hidratar mucho y repetir la sesión cada una o dos semanas. Otros consejos para que la experiencia sea perfecta son acudir sin maquillaje ni cremas, no ducharse, sudar o aplicarse perfume en las 9 horas posteriores y llevar ropa suelta tanto el día del tratamiento como en las horas siguientes para evitar perderlo a través del roce.

También es importante remarcar que este bronceado no incluye protección solar, por tanto, si después se quiere tomar el sol es imprescindible proteger la piel con SPF.