La mejor forma de mantener los dientes blancos (sin hacerte un blanqueamiento)

Trucos para conseguir una sonrisa radiante.

¿Quién no aspira a conseguir una sonrisa radiante, unos dientes blancos que den luz a nuestro rostro? Parece que la única opción que tenemos en este sentido es hacernos un blanqueamiento profesional en una clínica especializada, sin embargo... ¡tenemos buenas noticias! Hay otras formas de mantener los dientes blancos sin recurrir a este tipo de tratamientos con regularidad. Todo tiene que ver con la constancia y el desarrollo de buenos hábitos. La odontóloga Isabela Lachiondo, popular en las redes sociales, donde se hace llamar Quinoa Planet, por sus recetas y consejos enfocados a la salud bucal, los niños y la vida en familia, ha ofrecido una serie de consejos a sus seguidores para mantener los dientes más blancos. A continuación te los detallamos.

Los mejores consejos para mantener unos dientes blancos

  • Isabela Lachiondo recomienda en primera instancia que nos pongamos como norma hacernos una limpieza al año en nuestra clínica habitual. La experta comenta que en algunas clínicas ahora además pasan un instrumento con bicarbonato para retirar las tinciones más complicadas y resistentes así como para acceder a aquellas zonas a las que no es posible acceder con otros instrumentos. Por mucho que nos lavemos los dientes a diario, las manos expertas son necesarias de cuando en cuando.
  • La odontóloga explica asimismo que es necesario lavarse los dientes en casa tres o cuatro veces al día. Cada cepillado tiene que durar aproximadamente tres minutos. Solo con cepillados así lograremos evitar las tinciones.
  • El tercer consejo esencial de Lachiondo, es probablemente el más básico: evitar el tabaco, no abusar de la Cocacola, las especias (sobre todo la cúrcuma y el curry), el té y el café. Son sustancias que tiñen y manchan nuestros dientes, por lo que se aconseja reducir su consumo si se quiere presumir de una sonrisa bonita. Pero ¡ojo! Hay que hacer una puntualización. ¡Sigue leyendo!

Respecto al té y al café, Lachiondo reconoce que ella misma los consume pero se cepilla los dientes después. Asegura que el truco está en no cepillarse los dientes y tomarse un café porque erosionamos el esmalte y se mete toda la tinción. Lo que hay que hacer es esperar media hora desde que te has tomado tu té o tu café para cepillarse los dientes porque, tal y como nos explica la experta, como seguimos teniendo restos de esas sustancias en nuestras glándulas salivales, al cepillarnos, abrimos el poro y permitimos el paso a esos restos presentes en nuestra saliva. De ahí que haya que esperar esos 30 minutos de rigor para cepillarse los dientes.