MENÚ
martes 18 diciembre 2018
22:34
Actualizado

Las alpargatas de Doña Letizia que se han hecho virales

«Que la reina apostara por nuestra firma fue una sorpresa y un impulso de cara al exterior», confiesa a LA RAZÓN la creadora del calzado estrella

  • Las alpargatas de Doña Letizia que se han hecho virales

Tiempo de lectura 4 min.

06 de agosto de 2018. 11:28h

Comentada
Rubén Villalba 5/8/2018

El cambio de escenario no ha sido lo único que este año ha llamado la atención del tradicional posado veraniego de la Familia Real. Entre los jardines y estanques del Palacio de la Almudaina, los «instagramers», siempre vigilantes del estilo de Doña Letizia, le echaron el ojo a las alpargatas que la Reina eligió para ser retratada junto a su marido e hijas. En cuestión de minutos, las imágenes del calzado empezaron a inundar las redes y del resto ya se encargó la Prensa internacional, donde se multiplicaban los titulares que alababan las alpargatas «chic» y «asequibles» de la Reina de España.

Fue así cómo la firma creadora, Mint & Rose, se enteró no solo de que Doña Letizia había elegido una de sus creaciones para el posado, sino también de la repercusión que estaba teniendo: «Lo recibimos con total sorpresa, que un referente de estilo como ella quiera lucir nuestras alpargatas es algo muy positivo no solo para nosotros, sino también de cara al exterior», afirma a LA RAZÓN Monti Gutiérrez, fundadora de la marca.

Doña Letizia escogió el diseño «Sardinia» de la firma, a 120 euros el par, aunque ahora se puede adquirir rebajado por 100: «Es el que mejor estamos vendiendo, tenemos una demanda constante; es cómodo a la par que versátil, es decir, ideal para llevarlo en la maleta de verano», prosigue la creadora, que nos explica que se trata de un modelo con cuña de nueve centrímetros y medio y con una plataforma de dos: «Eso es lo que las hace cómodas, porque el pie no va inclinado sino más bien apoyado. Además, el material del que están elaboradas es serraje, muy blandito, combinable y adaptable al pie, y, sobre todo, fácil de limpiar; creo que éstas son las razones por las que muchas clientas las compran».

Doña Letizia es una de ellas y si otras «royals» europeas, como la reina Máxima de Holanda, cada verano hacen gala de las alpargatas, ella no ha querido ser menos, más aún si tenemos en cuenta, como explica Monti, que se trata de un calzado que va en nuestro ADN: «La alpargata es un elemento típico de nuestro país, que está en la cultura y el lenguaje de los españoles desde hace décadas; se trata de un calzado muy mediterráneo, que se hace a mano y que refleja muy bien lo que somos. Además, va mucho con el estilo de Mallorca y de las Islas Baleares».

«Made in Spain»

Doña Letizia se convierte así en la mejor embajadora que la marca pueda tener, ya que entre sus valores está el orgullo de lo hecho en España. «Yo soy de Valladolid, pero llevo viviendo muchos años en Estados Unidos, en California. Allí, hace cinco años, vi una oportunidad de negocio en la venta de calzado típico español, ya que en este Estado suele hacer buen tiempo, lo que me permite poder venderlo todo el año». Fue así cómo la diseñadora de 35 años empezó a poner de moda las alpargatas fuera de nuestras fronteras: «Empecé con el lanzamiento de una colección muy pequeña en puntos de venta de terceros en Estados Unidos, y poco a poco la cosa fue creciendo. La sorpresa vino cuando por Instagram descubrí que las alpargatas también estaban triunfando en España, donde nunca pensé que llegaría a hacerlo». De hecho, pudimos ver luciendo un par de ellas en la citada red social a Laura Melilla y Lara Goretti, las «wedding planners» de moda entre los «influencers».

Así, una vez asegurado el éxito en España, Monti decidió ir más allá e innovar con nuevos elementos: «Aposté por un concepto de alpargata novedoso, con nuevos materiales, piezas metalizadas y colores que no estaban tan vistos. Las alpargatas las llevan nuestras abuelas, es un calzado de toda la vida, pero quería demostrar que lo tradicional puede ser también moderno y vanguardista. A la gente le empezó a enganchar lo que hacía y fue así cómo abrí en España mis dos primeras tiendas, en Madrid y Barcelona».

Además de la innovación, otro elemento al que no renunció fue al «made in Spain»: «Mint & Rose nació por mi nostalgia de España, por eso, decidí que todo tenía que tener en común la fabricación en nuestro país. Tenemos mucho talento y una industria impecable en el campo de la moda, pero nos pasan por delante los franceses y los italianos en el sentido de que saben venderse mejor. Quería demostrar que fabricamos excelentemente, tanto es así que muchas firmas internacionales también lo hacen aquí. Por ejemplo, nuestros bolsos los fabricamos en Ubrique y al lado de nuestras instalaciones lo hacen firmas de la talla de Loewe; en Elche elaboramos el calzado; y las alpargatas, en Murcia, donde hacen lo propio marcas como Armani, Chanel y Prada, entre otras».

La diseñadora reconoce que el hecho de que personalidades con proyección mediática como Doña Letizia luzcan creaciones de jóvenes diseñadores es una manera de apoyarlos y dar visibilidad al talento de nuestro país. No obstante, advierte de que eso no es suficiente, ya que «tiene que ir acompañado de mucho trabajo y esfuerzo».

Durante su estancia en Mallorca la Reina ha demostrado su apoyo a la moda nacional. Si el martes la veíamos en el mercado del Olivar con un capazo de la firma gallega Whittelily, anteayer lució unas sandalias de charol de Magrit para la recepción de las autoridades baleares, mientras que el jueves era Naguisa la que firmaba las sandalias que calzó para su salida nocturna por Palma.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs