MENÚ
lunes 12 noviembre 2018
15:56
Actualizado
  • 1

Cebando la audiencia

Tiempo de lectura 2 min.

06 de junio de 2018. 21:20h

Comentada
Enrique Miguel Rodríguez Sevilla. 7/6/2018

Esto que tanto se usa en televisión, la promoción que consiste en adelantar algo de lo que puede suceder en un determinado programa, también se utiliza durante los programas de larga duración. Es una forma útil de mantener pegados al televisor a los espectadores. Pues eso, cebando la audiencia es lo que parece que está haciendo el presidente Sánchez con los componentes del nuevo Gobierno. Primero saltó Borrell y dejó un tiempo para ver cómo sonaba la cosa. Lógicamente hubo una buena aceptación. Día a día han ido asomando nuevos nombres hasta llegar a la sorpresa absoluta: el astronauta Pedro Duque será ministro de Ciencia. A la hora que escribo este artículo aún faltan ministerios por asignar, pero lo que queda claro es que no es un Gobierno paritario entre hombres y mujeres como se esperaba. La traca final es que será un Gobierno con mayoría absoluta de mujeres. A mi parecer estupendo, lo que me parecía algo forzado y un tanto machista es la casi obligación de la paridad. Se imagina uno la escena del responsable que pregunta a un subordinado: «¿De donde podríamos sacar cinco mujeres con la suficiente preparación como para que no hagan el ridículo al frente de un ministerio y que no den demasiada guerra? Es que con esto de la paridad formar un Gobierno se ha vuelto complicado». La verdadera igualdad es que se elija a las personas que se consideren más idóneas para cada cartera, sean hombres o mujeres. Como hay clara mayoría femenina y además con sólidos conocimientos y experiencia, pues venga alegría. Son dos formas de actuar: la del PP, cuando todo era hermético; y la nueva de ir presentando a las nuevas actrices y actores de uno en uno. Ni mejor ni peor, diferente. Hasta el momento las sorpresas se miran con esperanza. Ahora toca lo difícil, empezar con el espectáculo y que siga gustando a la mayoría, porque si se equivocan le van a caer tormentas tremendas. Si aciertan, se volverán muy peligrosos de cara a los demás partidos en las próximas elecciones. En cualquier caso, que salga ganando España, que es lo que importa.

Últimas noticias