MENÚ
martes 22 octubre 2019
23:04
Actualizado

Atentamente, Eugeni Xammar

Un libro publicado por Quaderns Crema recopila las numerosas cartas escritas por el maestro de periodistas

  • Una carta del periodista y diplomático a Oriol Anguera de Sojo escrita en Berlín en 1934
    Una carta del periodista y diplomático a Oriol Anguera de Sojo escrita en Berlín en 1934
Barcelona.

Tiempo de lectura 4 min.

19 de mayo de 2019. 21:20h

Comentada
Víctor Fernández.  Barcelona. 19/5/2019

Nos encontramos ante un acontecimiento literario. Eso es lo que pasa cuando el lector se enfrenta a las páginas de «Cartes d'un polemista (1907-1973)», el volumen preparado por Xavier Pla y que recoge buena parte del corpus epistolar de Eugeni Xammar, el maestro de periodistas. El volumen amplía considerablemente «Cartes a Josep Pla i altres cartes i documents», bajo el cuidado del mismo editor, ofreciendo una más amplia perspectiva de la vida y la obra del autor.

No es una labor fácil porque hablamos de misivas repartidas por archivos en Barcelona, Alcalá de Henares, Palafrugell, La Coruña, Poblet, Ginebra, Roma o Berlín. Si variada es la procedencia de la documentación también lo es la lista de los receptores de Xammar, con nombres Jaume Miravitlles, Carles Riba, Francesc Macià, Manuel de Pedrolo, Pau Casals, Joan Estelrich, Armand Obiols o Joaquim Ventalló, entre otros. El libro nos ofrece una suerte de autobiografía de Xammar durante siete décadas y a lo largo de sus tres grandes etapas profesionales como periodista, diplomático y traductor.

Un buen ejemplo del pensamiento de Xammar, especialmente en lo relativo a las relaciones entre España y Cataluña, lo encontramos en una carta a la redacción de «El Poble Català», publicación que el 18 de diciembre de 1939 tenía su redacción en el exilio parisino. Escribe el autor, como se decía, que «les relacions entre els catalans que durant la Guerra Civil Espanyola han complert el seu deure negant-se a servir la causa dels generals espanyols sublevats (categoria que comprèn des del cardenal primat de Catalunya doctor Vidal i Barraquer fins al propi president de la Generalitat) estan pertirbades, em sembla a mi, per una confusió que convindria esvair». A este respecto, Xammar establece dos grupos. En el primero están aquellos que «creuen que l'“haver fet la guerra”, com ells diuen –és a dir, l'haver aguantat sense protesta que Catalunya fos empastifada amb els crims i les depredacions de tota mena, comeses primer per la FAI i després pel segon govern Negrín–, és una gesta digna de la lira dels poetes». En el segundo, en el que el periodista señala a Claudi Ametlla, Joan Casanovas, así como los miembros de la Unió Democràtica de Catalunya o a los del Comitè per la Pau civil u religiosa, además del propio Xammar, todos ellos «han assistit a l'espectacle que Catalunya ha ofert durant la Guerra Civil Espanyola amb un sentiment de desconsol del qual no n'eren absents ni l'avergonyiment ni el fàstic».

En esta misma línea podemos leer lo que escribe al diplomático y escritor Salvador de Madariaga, en marzo de 1948, toda una declaración de principios sobre su visión de la realidad catalana. «No, querido Madariaga. Cataluña no le plantea a España un problema regionalista—ningún problema regionalista vale la pena de ser planteado a mi modo de ver. Cataluña no es una región como el Yorkshire, Cornwall o el Ulster. Cataluña es una nación como Escocia o Gales».

Igualmente interesante es una nota enviada al historiador Carles Rahola, del 5 de enero de 1930, en la que podemos seguir la controversia del premio Joan Crexells en su segunda edición. Rahola era miembro del jurado y Xammar quiso darle su opinión sobre un fallo que había propiciado la victoria de «El cercle màgic» de Joan Puig i Ferrater. «¿Voleu dir que és admissible afirmar, quan es tracta d'un premi “literari”, que les “Cartes de lluny” d'en Pla no se'l mereixen i, en canvi, que una obra d'en Puig i Ferrater (no he llegit “El cercle màgic”, tant se val) se'l mereix? ¿Té d'ésser una novel·la de totes passades? ¿Per què? ¿Esa un novel·lista en Joan Crexells? ¿Creieu –com se sol dir– que ens manquen novel·listes? Jo crec que ens en sobren i crec, demés, que estem condemnats a que ens sobrin tota la vida. El nostre poble té disposicions irresistibles vers el cultiu de la novel·la».

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs