MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
03:11
Actualizado
  • 1

La exgerente del PP niega que existiera un sistema de financiación ilegal

El jefe de Producción de Orange Market dice desconocer la veracidad de las facturas que él mismo hacía

  • Cristina Ibáñez, segunda de la derecha, junto a David Serra, cuarto por la derecha, a su llegada a la Audiencia
    Cristina Ibáñez, segunda de la derecha, junto a David Serra, cuarto por la derecha, a su llegada a la Audiencia
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

25 de enero de 2018. 20:51h

Comentada
Madrid. 26/1/2018

La exgerente del PP valenciano Cristina Ibáñez negó ayer en el juicio de Gürtel que existiese cualquier sistema de financiación ilegal en la formación regional y, en cualquier caso, si se hubiese producido, dijo que ella lo desconocía: «Si alguien lo montó, no fui yo» y puntualizó que «el sistema que se ha intentado explicar de financiación ilegal no existía. Me enfadé mucho ayer cuando escuché lo que escuché, se dio a entender que yo explicaba el sistema establecido de financiación ilegal y eso es incierto», dijo Ibáñez, para quien la Fiscalía pide siete años y nueve meses de prisión.

Ibáñez dijo que ha oído «muchas barbaridades» durante el juicio» y enmarcó su actuación como gerente dentro de la legalidad y precisó que ella llevaba a cabo «una gestión puramente administrativa» en el partido y que ella recibía las facturas «cuando ya se había producido la contratación y ya se había celebrado el acto». Añadió que «yo ni contrataba, ni encargaba ni asistía a los actos del PP montados por Orange Market».

Subrayó que el ex secretario general del PP valenciano Ricardo Costa fue quien le autorizó para hacer los pagos de deudas contraídas por el partido y que ella «técnicamente revisaba» que todo era correcto y no sabía «si se correspondía con algo que se había realizado».

«Yo se lo comunicaba al señor Costa y me decía: ‘Sí, es correcta, págala’».

También relató que mantuvo una reunión con Costa y con la exvicesecretaria del partido regional Adela Pedrosa en la que les explicó el sistema de financiación del partido, «pero el legal».
Según dijo, les comunicó que «el partido recibe una serie de donativos que pueden ser anónimos o nominativos y que los anónimos no pueden ser superiores a los 3.000 euros». Esos donativos se los daba el exvicepresidente valenciano Víctor Campos, en «paquetitos» y ella los ingresaba en la cuenta del partido, si bien aseguró que era algo legal.

Además, recordó que Costa le dijo que el expresidente valenciano Francisco Camps estaba preocupado por todo lo relacionado con Orange Market -filial de Gürtel en Valencia- y que quiso que, como «muestra de transparencia y al no tener nada que ocultar», se entregara toda la documentación de los servicios contratados con esta empresa en el Tribunal de Cuentas.

Por su parte, el que fuera jefe de producción de Orange Market, Cándido Herrero, dijo ayer desconocer la veracidad de las facturas que él mismo hacía: «¿hasta qué punto si a mí me decían haz esta factura, yo podía saber si eso era ficticio o no?», se preguntó, y explicó que «había actos que los hacía una empresa de Madrid». Y apostilló que «eso es muy complicado» aunque admitió sobre las facturas que «seguro que las habré hecho yo».

Herrero en ningún momento admitió conocer la falsedad de las facturas si bien dijo saber que Enrique Ortiz no era cliente de Orange Market, aunque «como había cosas que se hacían en Madrid, yo no podía saber».

Por otra parte, la Fiscalía Anticorrupción estudiará al término de las declaraciones de acusados y testigos en el juicio del caso Gürtel su trascendencia para valorar si investiga al expresidente Camps en la supuesta financiación ilegal del PP valenciano.

Últimas noticias