MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
04:55
Actualizado
  • 1

La lactancia materna sí es para el verano

Con la leche materna tiene suficiente para nutrirse e hidratarse por muy elevada que sea la temperatura ambiente

  • La leche materna va a proporcionar al bebé las sales minerales y los electrolitos necesarios para mantener una correcta hidratación. Si tú bebé tiene menos de seis meses no necesita tomar otro líquido
    La leche materna va a proporcionar al bebé las sales minerales y los electrolitos necesarios para mantener una correcta hidratación. Si tú bebé tiene menos de seis meses no necesita tomar otro líquido

Tiempo de lectura 4 min.

29 de junio de 2018. 19:57h

Comentada
Cintia Borja. Enfermera, consultora lactancia materna certificada IBCLC.  30/6/2018

He perdido la cuenta de las veces que he visto a un bebé lactando arropado con exceso, mientras la madre va con ropa de tirantes y dice estar acalorada. Me pregunto qué diría el bebé si pudiera hablar. Sugeriría que no tuvieras miedo de quitarle ropa y de usar el aire acondicionado... Eso sí, a una temperatura adecuada y controlando que la diferencia entre la temperatura exterior y la interior no supere los 10 grados, ya que los cambios bruscos de temperatura son peores para el bebé, sobre todo cuanto más pequeño es, ya que el mecanismo por el cual regula su temperatura corporal es más inmaduro. Le hace más vulnerable a los golpes de calor y más susceptibles a la deshidratación. Debido a su fisiología el porcentaje de agua es mayor que en el adulto (alrededor del 80 por ciento de su peso corporal es agua, mientras que en el adulto esta proporción es del 50). Por ello, mantener al bebé hidratado es tan importante como que esté bien nutrido. Pero la naturaleza está ojo avizor y ha dotado a las hembras de un alimento perfecto para cada especie, que además de aportar la cantidad de líquido que necesita el bebé, le va a proporcionar las sales minerales y los electrolitos necesarios para mantener una correcta hidratación.

Es esencial añadir nutrientes al organismo del bebé en cualquier época del año para que continúe creciendo, pero la leche materna incluye un adecuado balance de nutrientes según la edad de cada bebé. Así que si tu bebé tiene menos de 6 meses, no necesita consumir ningún otro líquido adicional. Con la leche materna tiene suficiente para nutrirse e hidratarse por muy elevada que sea la temperatura ambiente, ya que la contiene un 85-87 por ciento de agua y por lo tanto va a satisfacer tanto su sed como su apetito. Si le das agua solo le hidrata pero no le nutre.

Los bebés con el calor demandan más a menudo pero las tomas serán más cortas. Este aumento en la frecuencia de las tomas no es debido a que el calor contribuya a que tengas menos leche, lo que pasa es que al igual que el resto de los mortales el bebé tiene más sed y no hambre. Y como la primera parte de la toma es más acuosa es justamente lo que necesita para calmarla.

Con el calor también es normal que el bebé esté más inapetente durante el día, su patrón de alimentación cambia en los meses de verano. Como he comentado tomará muchas veces y poca cantidad durante el día y en cambio sus despertares para amamantar aumentarán durante la noche. La lactancia materna es a demanda. Esto significa que es el propio bebé quien decide cuándo y cuánto quieren tomar.

La leche materna además es protectora contra infecciones que son frecuentes sobre todo en estas épocas estivales, tales como diarreas y gastroenteritis. Hay que resaltar que son más propensos a padecerlas los bebés alimentados con biberón que los alimentados al pecho, ya que es más fácil que se contamine el biberón por microorganismos patógenos que el recipiente biológico que contiene la leche materna, siendo a su vez un fluido medicinal que protege al bebé frente a infecciones intestinales, aportando además de nutrientes, factores de defensa y otras sustancias, que contribuyen a preservar y recuperar la mucosa intestinal. En cambio las leches de fórmula lejos de proteger son un buen vehículo y medio de cultivo para organismos patógenos.

El verano es un estupendo momento para disfrutar del alimento más poderoso de la naturaleza que nutre, hidrata, protege y une. Que no precisa de preparación, siempre está a punto para tomar en cualquier momento, en cualquier lugar y a temperatura óptima y sin tener que esterilizarla.

Pueden enviar sus preguntas a
consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias