MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
20:37
Actualizado
  • 1

La lactancia mixta, por qué puede ser innecesaria

Cualquier llanto en él bebe se interpreta como que pasa hambre. Alguien sugiere un biberón aunque solo le hace falta lactar más

  • La lactancia mixta, por qué puede ser innecesaria
Valencia.

Tiempo de lectura 4 min.

06 de julio de 2018. 20:05h

Comentada
Cintia Borja (Enfermera, consultora lactancia materna certificada IBCLC).  Valencia. 7/7/2018

Cuando algunas madres me preguntan si pueden dar pecho alternándolo con la leche de fórmula, mi respuesta es que no es una buena idea de partida, ni lo ideal. Lo recomendable es lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, pero, si no fuese posible, siempre será mejor la opción de lactancia mixta que alimentar al bebé con fórmula exclusiva. Aunque si inicias una lactancia materna con buen pie, tienes garantizada que será exclusiva sin necesidad de recurrir a las leche de fórmula.

La mejor forma de iniciar la lactancia es el contacto piel con piel nada más nacer el bebé, la llamada «hora sagrada», durante la cual el 90 por ciento de los bebés hacen la primera toma de forma espontánea, sin necesidad de ayuda, dado que esta, aunque se preste con toda la buena intención puede bloquear los reflejos de búsqueda innatos en el recién nacido o incluso alterar el agarre al pecho haciendo que el bebé succione de forma inadecuada.

El contacto piel con piel incrementa en la madre la producción de prolactina y oxitocina tan necesarias para la producción y eyección de la leche, garantizando de este modo una lactancia prolongada, previniendo considerablemente el uso de suplementos. Hay que tener en cuenta que durante la primera fase de la lactancia la cantidad de prolactina que se produce es proporcional a la estimulación del pezón, así cada vez que el bebé lacta los picos de prolactina (hormona que produce la leche) se mantienen elevados, durante 20-40 minutos después de la toma. Así que una toma de 30 minutos puede producir un aumento de los niveles plasmáticos de prolactina que duren entre tres y cuatro horas.

Es fácil de entender por qué son tan importantes al inicio de la lactancia las tomas frecuentes, puesto que así se mantendrán unos niveles altos de prolactina en sangre. Instaurar descansos obligatorios entre tomas es una forma de ponerle la zancadilla a la lactancia, también la extendida recomendación de espaciar las tomas durante la noche o dar un biberón de fórmula para que la madre descanse, ya que el nivel basal y los picos de prolactina son mucho más altos durante la noche.

Otra hormona importante en la lactancia es la oxitocina (encargada de la eyección de la leche). Esta se libera cuando la madre está en contacto con el bebé, al tocarlo, oírlo u olerlo, haciendo que las células musculares que rodean a las glándulas mamarias, se contraigan durante la succión del bebé al pecho, produciendo así la salida de la leche. El estrés, cansancio, ansiedad en la madre son enemigos públicos de la oxitocina y la prolactina y pueden inhibir de manera temporal la secreción de ambas. En estos momentos el bebé se enfada y llora porque la leche no sale inmediatamente. Cualquier llanto en él bebe se interpreta como que «pasa hambre», «la madre no tiene suficiente leche». Siempre suele haber alguien en ese instante que lejos de apoyar, «sugiere» un biberón, cuya consecuencia catastrófica es disminuir el número de veces que lacta el bebé, mermando así la producción de leche. No necesita un biberón, necesita lactar más, lo que «urge» en estos momentos es «tranquilidad». Tanto la madre como el bebé necesitan reposo y que se reserven las recomendaciones que entorpecerán el establecimiento de la lactancia haciéndola fracasar, introduciendo un biberón sin sospechar las consecuencias futuras de estas decisiones poco justificadas que impide que la lactancia se establezca de forma exitosa. Mi conclusión es que rara vez el bebé necesita «más» que aumentar las tomas de pecho.

Escoger lactancia mixta de inicio cuando en estos momentos es necesario que las hormonas de la lactancia tengan niveles altos no es una buena opción, proponer un biberón cuando no está indicado ni controlado por profesionales que sepan cómo introducir los suplementos y como retirarlos, hará que el bebé acabe tomando cada vez más biberones y menos pecho. Por ello es necesario dejar en manos de profesionales expertos en lactancia el uso de suplementos cuando la madre desea amamantar y surgen problemas que requieran del uso de suplemento de fórmula.

En artículos anteriores hemos explicado cómo hay que introducir y quitar los suplementos: «Cómo introducir y preparar los suplementos» y «Cómo preparar y retirar los suplementos». Los puedes encontrar en www.larazon.es/local/comunidad-valenciana

Pueden enviar sus preguntas a
consultalactancia@larazon.es

Últimas noticias