MENÚ
martes 20 agosto 2019
20:46
Actualizado

La Ingobernable «lista para defenderse» ante el desalojo

Desconfían de la fecha del 28 de agosto y afirman que el Ayuntamiento intentará desocupar el inmueble «con agosticidad».

  • Los okupas de la Ingobernable temen que se produzca el desalojo «de forma inminente».
    Los okupas de la Ingobernable temen que se produzca el desalojo «de forma inminente». /

    Jesús G. Feria

Tiempo de lectura 2 min.

15 de agosto de 2019. 07:26h

Comentada
J.S.  15/8/2019

El grupo de personas que gestiona la Ingobernable y que desde mayo del 2017 okupa el edificio del Paseo del Prado, 30, en plena «milla de los museos» de Madrid, hizo ayer un comunicado «oficial» ante la publicación en el Boletín Oficial del Estado el pasado lunes de la notificación de la orden de desalojo voluntario del inmueble, antes del próximo 28 de este mes como fecha límite.

En su escrito, «los colectivos que formamos el centro Social Okupado la Ingobernable» dicen no fiarse de esta fecha, dando por sentado que el Ayuntamiento ejecutará el lanzamiento «de forma inminente» y «con plena agosticidad (sic)», es decir, cuando están de vacaciones. Justifican esta desconfianza en que una semana antes ya se había anunciado por parte del Consistorio el desalojo para el 2 de septiembre. Y añaden que también en agosto se desalojaron otros edificios okupados: «centros sociales como El Patio del Divino Pastor o la Traba de Arganzuela», «aprovechando las vacaciones estivales de gran parte de madrileñas y madrileños».

Lista para defenderse

El escrito, tras justificar su «proyecto político, social y cultural», enumera el apoyo que dice recibir de «colectivos ecologistas, feministas, LGTBI, etc., pero también de cientos de personas desde distintos lugares del Estado», hace un llamamiento «a defender la Ingobernable desde este mismo fin de semana».

Así, para la «defensa» del inmueble, ha reforzado su programa de actividades «al hilo de la madrileña fiesta de la Paloma» para llenarlo de gente, porque el Ayuntamiento tiene «miedo a la fuerza que tiene el espacio».

Por su parte, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en una entrevista con Efe, avisó que no dialogará «bajo chantaje» y les recordó que para acceder a los locales municipales como el resto de movimientos sociales deberán desocupar el edificio. «Yo dialogo cuando dejéis el inmueble, es decir, si vosotros desocupáis el inmueble yo podré dialogar y podré aplicaros las mismas condiciones». Almeida recordó igualmente que «llevan dos años viviendo allí a costa de todos los madrileños y, por tanto, que vamos a aplicar la ley, toda la ley, para conseguir que se desaloje ese edificio».

No es la primera vez que se intenta desocupar. El anterior equipo de Gobierno de Manuela Carmena fijó el 4 de abril del año pasado el día del desalojo, pero la víspera renunció con un escueto «no hay ninguna novedad», ante las preguntas de la Prensa. Además, ya en mayo de 2017, el Pleno de la Junta de Centro instó a la alcaldesa a adoptar medidas legales para el desalojo.

Últimas noticias