MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
05:22
Actualizado
  • 1

Mediadores sociales para dejar dormir a los vecinos

Se estrenarán en Malasaña, Chueca-Alonso Martínez y La Lonja de Moratalaz. También sensibilizarán a los conductores, a los que se instará a moderar el uso del claxon por la noche. Les seguirán otros barrios de Centro.

  • Mediadores sociales para dejar dormir a los vecinos
Madrid.

Tiempo de lectura 4 min.

07 de junio de 2018. 01:36h

Comentada
Marilyn dos Santos .  Madrid. 7/6/2018

Les encanta la noche. Las calles bañadas por la luz tenue de la luna, los rincones solitarios desde los que se oyen notas vagas de algún piano. Deambulan por la gran ciudad cuando el resto duerme, en busca de algo que degustar a deshoras, a la caza de algún baile que acompañar en la sombra. Pero lo hacen en silencio. Y tal vez eso, su elegante y sigilosa presencia, sea lo único que –por el momento– sigue separando al madrileño del gato. Porque sí, como a los felinos, nos gusta disfrutar de la capital cuando se apagan las luces de las altas torres y se encienden otras de colores en los callejones. Pero cuánto le queda por aprender al vecino de la villa si quiere merecer con todas las letras el apelativo de gato. Y es que, en el centro de la ciudad, se siguen superando los niveles admisibles de ruido a cuenta del ocio nocturno al que, quién sabe, tal vez le ponga fin una figura que bien podríamos bautizar de «sereno 2.0».

Así lo anunciaron ayer fuentes municipales del Área de Medio Ambiente y Movilidad tomando los primeros datos resultantes de un exhaustivo estudio de la Dirección General de Sostenibilidad y Control Ambiental sobre el fenómeno en este punto crítico de la ciudad. Tras varias campañas de medición en un total de 51 puntos considerados como «sensibles» dentro del distrito Centro, los expertos han podido determinar que, en términos generales, la situación acústica entre las 23:00 horas de la noche y las 7:00 horas de la mañana ha mejorado, pero que, a su vez, en cerca de un 20% de los puntos analizados ha empeorado. Además, en cualquier caso, en la mayoría de los puntos los niveles registrados siguen estando por encima de lo saludable si nos fijamos en los límites establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por todo y a partir de esta misma noche, el Ayuntamiento pone en marcha una campaña contra este enemigo del sueño para algunos ciudadanos bajo el nombre de «Salimos sin molestar» y con una pieza clave en torno a la que girar: el mediador social.

La idea, presentada ayer por la delegada del Área de Medio Ambiente y Movilidad en el consistorio, Inés Sabanés, y el delegado de Economía y Hacienda y del distrito en cuestión, Jorge García Castaño, tiene como objetivo «conciliar el derecho al descanso de los residentes en las zonas afectadas con el ejercicio de la actividad empresarial y el disfrute del tiempo de ocio tanto de madrileños y madrileñas, como de turistas». ¿Cómo? Patrullando las calles al caer la noche armados con «guías prácticas» y «folletos informativos» con los que convencer de un cambio de conducta por la mejor convivencia vecinal. Una apuesta por el civismo a través de la palabra que, veremos dentro de un mes, si surte efecto en las conciencias de los amantes de «la movida».

Los encargados para esta ardua labor de sensibilización será personas con formación en mediación, gente especializada en la que se depositan todas las esperanzas: «Ellos buscarán la empatía con los vecinos», explican fuentes directas de Medio Ambiente. Una iniciativa «amable» que, tal y como explica la empresa que la pondrá en ejecución, de ninguna manera pretende ser disuasoria: «El mediador perseguirá que la gente reflexione sobre sus conductas, pero no pedirá a nadie que se vaya».

Es decir, la tarea de los mediadores sociales propuestos por la alcaldesa es, fundamentalmente, la de conversar y repartir material informativo sobre las evidentes perturbaciones que provocan en la vida de muchos las juergas nocturnas de otros pocos. En cuanto al público al que se dirigirán estos particulares «serenos» se puede dividir en tres grupos: por un lado, los que salen para deleitarse con la oferta de ocio nocturno de la capital; por otro, los dueños de los locales, parte fundamental en esta lucha contra el ruido; y, finalmente, a los conductores, pues el tráfico sigue siendo una de las principales causas de este problema.

La campaña se celebrará todos los jueves, viernes y sábados de junio en las siguientes zonas: Malasaña, Chueca-Alonso Martínez y La Lonja de Moratalaz este fin de semana; Ponzano-Santa Engracia, Huertas y Cava Baja el siguiente; Malasaña, Lavapiés y Chueca-Alonso Martínez el tercero; y, finalmente, Antón Martín-Tirso de Molina, Azca-avenida Brasil y el barrio de Gaztambide para cerrar el mes.

Últimas noticias