MENÚ
domingo 18 agosto 2019
02:36
Actualizado

Una víctima de violencia de género se niega a declarar al afirmar que se casará con su maltratador

El procedimiento judicial llega a juicio con la acusación de la Fiscalía de Madrid tras retirar la afectada la denuncia. Stalin R.M. se enfrenta a una petición de 13 años de cárcel

  • Una de las manifestaciones contra la violencia de género que se han celebrado en España
    Una de las manifestaciones contra la violencia de género que se han celebrado en España /

    Alvaro Barrientos / AP

Tiempo de lectura 2 min.

21 de marzo de 2019. 14:08h

Comentada
R. M.  21/3/2019

Una víctima de maltrato y violación se ha acogido a su derecho a no declarar en el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid contra su pareja por una serie de delitos de malos tratos al afirmar que están en trámites para formalizar el matrimonio.

Stalin R.M. se enfrenta a una petición fiscal de 13 años de cárcel por delitos de quebrantamiento de condena, lesiones en el ámbito familiar, agresión sexual, daños y hurto. El acusado ha negado los hechos.

El procedimiento judicial llega a juicio con la acusación de la Fiscalía de Madrid tras retirar la afectada la denuncia. No es la primera denuncia que consta. El acusado tenía en el momento de los hechos, julio de 2017, una orden de alejamiento vigente respecto a la mujer. El fiscal pide que se le sustituya las penas de prisión por la expulsión de España durante diez años cuando haya cumplido las dos terceras partes de su condena. Además, reclama que indemnice a la víctima con 8.000 euros por daños morales.

Pese a que la víctima se ha negado a declarar, varios testigos presenciales de lo que sucedió en el domicilio de la mujer han relatado la paliza que sufrió delante de sus hijos. Los hechos se produjeron en la vivienda en la que ambos residían en la calle López de Haro, situada en el barrio de Tetuán. Una de las amigas de la víctima narró que su hija mayor le llamó y le comentó que su “mamá estaba mal” y que el hombre había entrado a la fuerza en el piso, que compartían con más inquilinos. “Cuando llegué vi que había sido golpeada. Tenía hematomas en el brazo. Ella estaba llorando y los niños se habían escondido en la habitación” relató y añadió que le dijo al hombre que se fuera porque tenía una orden de alejamiento e iba a llamar a la Policía.

Además, ha contado que dijo a la víctima que le denunciara, pero que ella se negaba por el miedo que le tenía. “A los dos días, me llegó un mensaje de la hija que me decía: Él ha vuelto. Ha pegado a mi mamá”, señaló. Entre otros testigos, declaró el padre de los hijos de la mujer, quien señaló que sus hijos le llamaron para comentarle que el acusado había pegado a su madre.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs