MENÚ
martes 17 septiembre 2019
07:45
Actualizado

La posibilidad de otras elecciones ya se suma a las distintas opciones de pactos

Ninguno de los partidos conservadores quiere modificar sus propuestas para investir al presidente de la Comunidad. La dirección nacional de Vox se reúne hoy ante el encallamiento de las negociaciones con el PP

  • El presidente de la Asamblea, Alberto Castillo, continúa hoy con la ronda de negociaciones para designar al candidato a ser investido presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia. EP
    El presidente de la Asamblea, Alberto Castillo, continúa hoy con la ronda de negociaciones para designar al candidato a ser investido presidente de la Comunidad Autónoma de Murcia. EP
Murcia.

Tiempo de lectura 2 min.

23 de junio de 2019. 20:11h

Comentada
Carmen D. Quintero Murcia. 24/6/2019

Cuando los números y las propuestas no obtienen mayoría, una de las opciones es convocar de nuevo elecciones. Esta es una de las posibilidades que se plantea ante el encallamiento de la negociaciones a la que han llegado los negociadores de los partidos conservadores. Una opción legal que, sin embargo, no es bien acogida por algunos de ellos, especialmente Ciudadanos, que en estos momentos es quien maneja los tiempos y escribe los acuerdos de Gobierno.

El Partido Popular necesita de Cs y Vox para que su líder, Fernando López Miras, continúe en el Palacio de San Esteban. Sus 16 diputados, sumados a los 6 del partido de Rivera, no son suficientes para obtener la mayoría absoluta. Necesita a Vox.

La formación de Pascual Salvador quiere entrar también en el Ejecutivo y formar parte del tripartito PP-CS-Vox. Esta es su condición en el caso de que Isabel Franco gobierne junto a López Miras.

Pero además, no están dispuestos a firmar el acuerdo suscrito el pasado viernes por los dos primeros. La segunda condición es modificar los puntos que hacen referencia a lo que ellos denominan «políticas ideológicas». Es decir, eliminar toda referencia a la Ley de Igualdad y a la de LGTB, así como bajar impuestos y no ampliar la estructura de la Administración.

Por su parte, Miguel Garaulet, el negociador de Cs, le ha dado al PP de plazo hasta mañana martes para que defina lo que hará con Vox, aunque se mantiene en su línea de no participar en ningún Gobierno en el que haya un miembro del partido de Abascal.

Desde el PP todavía no dan nada por cerrado y aseguran que durante esta semana se mantendrán nuevas reuniones con las dos formaciones de las que depende en estos momentos.

La formación naranja sigue su hoja de ruta y, hasta hoy, no descarta ninguna opción. No hay que olvidar que Diego Conesa, con 17 diputados, solo necesita los obtenidos por Cs, seis, para tener los 23 necesarios para formar Gobierno por mayoría absoluta. El dirigente socialista no tendría problemas en proporcionarle a Franco las consejerías que ha solicitado a cambio de lograr lo que denominan el Gobierno del cambio.

En el PP no quieren ni oír hablar de esta posibilidad (la misma que ya ocurriera en Lorca), sobre todo, por las guerras internas que provocaría en el partido. Una lucha que incluso hay quien dice, podría acabar con la carrera de Teodoro García Egea en el seno de su partido.

Mientras tanto, el PSOE se mantiene a la expectativa jugando la partida del silencio. En algunos ámbitos afirman que el acuerdo PSOE-Cs está cerrado.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs