Contenido patrocinado por

Lagos de Covadonga, la última exhibición de Pedro Delgado en la Vuelta a España

En 1992 ganó en la mítica cima asturiana, su última victoria en la carrera española, y acabó tercero en el podio de Madrid

Los Lagos de Covadonga se convirtieron en una leyenda de la Vuelta a España desde que se ascendieron por primera vez en la edición de 1983. Era la primera vez que se televisaban en directo los finales de etapa y los periodistas que seguían la carrera en directo comenzaron a jugar con el nombre de uno de los Lagos (Enol) para acabar denominándolos los Lagos de Hinault.

La victoria del francés era lo previsto. Hinault dominaba el ciclismo mundial en aquellos momentos y acabó ganando la Vuelta, pero nunca ganó en los Lagos. Marino Lejarreta se impuso en aquella primera subida y Pedro Delgado se convirtió en el primer español que ganó dos veces.

La primera fue en 1985, camino de su primera victoria en la carrera española. La segunda, en 1992, cuando se jugaba la carrera con Toni Rominger y con el murciano Roberto Montoya. Aquella se convirtió en la última exhibición en la Vuelta de Perico Delgado, una de las caras de #MejorConectados, una plataforma de contenidos de Telefónica, que tiene como fin poner en valor el poder de las conexiones humanas y ser un lugar donde inspirarse, encontrarse, conectar y lograr cosas increíbles. En la plataforma también se pueden encontrar más reflexiones de personalidades como Toni Nadal, Pablo Laso, María Zabala… que tienen como objetivo potenciar el talento conectándolo con formación y oportunidades.

Cuando ganó en 1992 en los Lagos, Perico ya había regresado a su “casa”, a la misma estructura que ahora es el Movistar Team y había ganado el Tour. El ataque que le permitió ganar en la cumbre asturiana se produjo a falta de cinco kilómetros para llegar a la cima de los Lagos. Un ataque que dejó sin respuesta a sus rivales. El suizo perdió 39 segundos y Montoya se dejó algo más de un minuto, pero conservó el maillot de líder.

Tony Rominger ganó aquella Vuelta, Montoya fue segundo y Perico, tercero. Aquel no fue su último podio en una grande. Volvió a ser tercero en la Vuelta de 1994, el año de su retirada.

La leyenda continúa. La de Perico y la de los Lagos. Pocos ciclistas en activo, por no decir ninguno, son tan reclamados por los aficionados para hacerse fotos. Su papel como comentarista de Televisión le permite, además, seguir subiendo cimas míticas como la de los Lagos, a la que accedió con David Bisbal, un gran aficionado a la bicicleta, para hacer un reportaje previo a la subida.

A los Lagos de Covadonga se llega este año en la última semana de la carrera. Es una de las etapas decisiva para conocer al ganador de esta Vuelta. Su historia y la de Perico caminan de la mano.

Un proyecto de LR Content para