Contenido patrocinado

Tres diferencias entre una inmobiliaria online y una tradicional

Sus servicios no son iguales y, además, se dirigen a distintos perfiles de propietarios

FOTO: Alberto R. Roldán La Razón

La revolución tecnológica llegó también al mercado de la vivienda. Desde hace unos años existen en España dos tipos de inmobiliarias para vender un piso: las tradicionales (o las de toda la vida), que tienen sus oficinas a pie de calle, y las agencias online, que operan digitalmente en el país desde 2016 y aseguran cobrar unos honorarios más baratos.

Pero entre ambos modelos existe más de una diferencia. Sus servicios no son iguales y, además, se dirigen a distintos perfiles de propietarios. Los expertos del comparador financiero e inmobiliario HelpMyCash.com explican cuáles son las diferencias entre ellas y en qué casos conviene contratar a cada una.

Comisión inmobiliaria vs. tarifa fija

La principal diferencia entre una inmobiliaria online y una tradicional está en sus tarifas. Las agencias tradicionales cobran una comisión sobre el precio de venta del piso que oscila entre el 3% y el 7% del valor de la vivienda. Las online, en cambio, cobran unas tarifas fijas que, dependiendo de la agencia, pueden ser hasta un 80% más baratas que una tradicional.

Pero no se puede hablar de precios sin hacer hincapié en sus servicios. De manera general, las inmobiliarias tradicionales incluyen en su comisión los costes de una gestión integral, donde entran las visitas, la documentación, la publicidad de la vivienda y muchos otros trámites.

Las inmobiliarias online, en cambio, incluyen en su tarifa base unos servicios muy concretos, que no suelen abarcar ni las visitas ni la gestión de la cédula de habitabilidad y el certificado energético. Sin embargo, dichos servicios se pueden contratar por separado. “Incluso al añadir paquetes de servicios, como las visitas, los honorarios de las agencias online son más baratos en la mayoría de los casos”, explican los expertos. Por eso son una buena alternativa para quienes quieren ahorrar dinero en comisiones.

Mínima participación del vendedor vs. participación moderada

Otra característica de las inmobiliarias online, que deriva de la descripción de sus servicios, es que el vendedor debe participar activamente en la venta, salvo que contrate adicionalmente las visitas o la gestión de los documentos. En las agencias tradicionales esto es diferente: el vendedor participa poco en el proceso, porque el agente se encarga de la mayoría de los trámites.

Así, el modelo de las agencias online se puede entender como un paquete personalizable en función de las necesidades del vendedor. Mientras que las agencias tradicionales ofrecen un pack cerrado que incluye todas las gestiones para la venta de un piso.

Atención presencial vs. atención online

La tercera diferencia es evidente, pero no por ello menos importante: las inmobiliarias tradicionales cuentan con oficinas físicas, lo que facilita la atención presencial. Las online, en cambio, ofrecen atención telemática, por lo que se comunican con sus clientes por teléfono o a través de WhatsApp y correo electrónico. Solo una minoría ofrece visitas presenciales de sus agentes, principalmente para hacer la tasación de la vivienda.

“La atención telemática puede ser una ventaja para quienes prefieren resolverlo todo desde la comodidad de su casa, puesto que no exige desplazamientos”, explican desde HelpMyCash. Pero puede ser también una desventaja para quienes no se sienten cómodos con las llamadas telefónicas o el uso de Internet. Por eso, las agencias online son una alternativa interesante para el primer tipo de vendedor, mas no para el segundo.

En cualquier caso, los expertos de HelpMyCash aconsejan a los vendedores evaluar detenidamente las características de las agencias y compararlas entre sí antes de contratarlas. De este modo, podrán trabajar con la inmobiliaria que mejor se adapte a su necesidades, hecho que evitará problemas y malos entendidos en el futuro.

Un proyecto de LR Content