Contenido patrocinado

¿Cuáles son las mejores cremas solares para niños? Razones para proteger bien su piel

►Defenderse de los rayos es imprescindible en verano, sobre todo los menores, pues son más vulnerables a las quemaduras y a las lesiones solares

El cuidado de la piel en verano resulta imprescindible en los niños
El cuidado de la piel en verano resulta imprescindible en los niños FOTO: Dreamstime Dreamstime

Aunque el calendario nos dice que todavía quedan unos pocos días para que llegue el verano, parece que el termómetro ya ha dejado claro que el calor ha llegado para quedarse. Y eso significa que hay que redoblar, aún más que durante el resto del año, los esfuerzos para proteger la piel del Astro Rey, sobre todo cuando se trata de los más pequeños de la casa, pues su piel resulta más delicada y sensible a las quemaduras solares.

«La piel de los niños es más sensible que la de los adultos, por lo tanto debe tener un cuidado especial. Por ello es muy importante que se utilicen los productos adecuados para su tipo de piel y con la llegada de las altas temperaturas y las actividades al aire libre, los padres deben tener especial cuidado y evitar la exposición prolongada al sol sin la protección solar adecuada», advierte Reme Navarro, farmacéutica, nutricionista y directora de Estrategia de Negocio de Atida | Mifarma.

El gesto de echar crema solar a diario a los más pequeños de la casa no es una cuestión baladí, pues se trata de una manera de salvaguardar su salud cutánea a medio y largo plazo. «Entendemos que en una familia por falta de costumbre puede olvidarse la aplicación de protectores solares para niños, porque se asocia a un producto de playa, pero la verdad es que debe ser un aliado en todas las actividades al aire libre por numerosas razones», asegura Navarro.

Esas razones son muchas y muy contundentes. La primera de ellas es que «existen diferencias en cuanto al desarrollo tanto de la epidermis como de la dermis, ya que esta no está completa al nacer. Se puede decir que la piel empieza un proceso de maduración y adaptación posnatal y, de forma gradual, se va pareciendo cada vez más a la piel del adulto», explica la farmacéutica.

La exposición excesiva al sol es un gran peligro para la salud de las personas y especialmente en los niños, ya que son aún más vulnerables, por lo que los protectores solares son fundamentales para proteger la piel de los menores. Por ello, los expertos recomiendan recurrir a cremas solares de factor de protección alto diseñados específicamente para niños y que sean resistentes al agua, pues así se reducirán las posibilidades de sufrir quemaduras y otras lesiones cutáneas, aunque es importante recalcar que no existe ningún producto que proteja de forma total de los rayos solares. No obstante, se aconseja también que los niños menores de tres años no estén expuestos al sol de forma directa y, que además de las cremas solares, también estén cubiertos con ropa, sombreros e incluso gafas de sol para evitar la incidencia directa de los rayos solares en los ojos, así como beber agua de forma abundante para combatir el calor propio de esta época del año.

Secuelas peligrosas

Cuando la piel de los niños no se protege de manera adecuada, pasar la tarde en el parque con los amigos, hacer un pícnic en familia o salir a pasear a mediodía puede convertirse en actividades de riesgo, ya que cualquiera de estas opciones puede provocar una quemadura solar en las zonas expuestas al sol, como el cogote, los brazos o las piernas.

Las molestas quemaduras, por muy inofensivas que parezcan a priori, pueden resultar muy peligrosas a largo plazo. Estas lesiones se caracterizan por el enrojecimiento de la dermis, dolor y picor de la zona afectada e incluso ampollas cuyos daños se pueden mitigar con lociones hidratantes o paños húmedos fríos. Además, en los casos más graves, la exposición excesiva al sol también puede provocar fiebre, dolor intenso de cabeza, insolación y hasta escalofríos.

A medio y largo plazo, la exposición solar excesiva en la piel produce un envejecimiento prematuro y, especialmente en el caso de las quemaduras producidas en la infancia y adolescencia, un incremento del riesgo de cáncer (melanoma maligno) en años posteriores.

Específicas para ellos

Aunque a priori puedan resultar similares, las cremas de protección solar especialmente diseñadas para niños no son iguales que las de adultos. De hecho, existen diversas características específicas que las hacen únicas: «Por un lado, las cremas solares infantiles se elaboran sin alcohol. Por otro lado, tienen un mayor porcentaje de filtros físicos. Además, se desarrollan sin conservantes, ni perfumes. También suelen resultar más untuosas, lo que facilita su distribución», argumenta Navarro.

Además, también existen otras posibles características que las hacen únicas. Por ejemplo, «durante la adolescencia muchos niños necesitarán seborreguladores, por lo que será recomendable utilizar cremas solares no comedogénicas para evitar que se bloqueen los poros de la piel», recomienda la farmacéutica.

A veces la tarea de encontrar el protector solar perfecto para niños resulta una tarea compleja. En esta decisión suelen entrar en juego varios factores a tener en cuenta: «Por un lado, que sea agradable para ellos y que proteja su piel adecuadamente», aconseja Navarro, quien apuesta por adquirir estos productos siempre bajo recomendación farmacéutica.

Cómo aplicar la crema en los más peques

►Aplicar la crema solar 30 minutos antes de estar expuestos al sol y de forma abundante con un alto factor de protección solar en todas las partes del cuerpo, desde el torso hasta la cabeza y extremidades, incluidas manos y pies.

►Recurrir de nuevo a los protectores solares tras cada baño de más de 20 minutos aunque los productos que se utilicen sean resistentes al agua.

►Volver a aplicar el protector solar cada dos horas.

►Utilizar productos específicos para niños y resistentes al agua en la medida de lo posible.

►Renovar las cremas solares cada año, ya que los productos que se han guardado de veranos anteriores han podido sufrir un deterioro y perder su capacidad de protección.

►Aunque el día esté nublado, se debe utilizar la crema solar ya que la radiación incide igual a través de las nubes.

El escaparate de Mifarma by Atida

La Roche Posay Anthelios Dermo Pediatrics con SPF50+ está especialmente indicada para la piel delicada o con tendencia atópica del bebé a partir de seis meses. Perfecta tanto para el rostro como para el resto del cuerpo. Su nueva fórmula está enriquecida con manteca de karité de origen natural para hidratar, calmar y reforzar la barrera cutánea. Su textura es aterciopelada, suave y confortable y es hipoalergénica.

Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano
Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano FOTO: Atida I Mifarma Atida I Mifarma

La leche solar para niños de Avène es resistente al agua y ha sido creada especialmente para las pieles sensibles. Tiene una textura fluida, invisible y no grasa que permite que sea aplicada con facilidad y que no queden huellas. Resulta altamente eficaz frente a la radiación solar (UVB-UVA largos y cortos) y está indicado para rostro y cuerpo. Calma la piel gracias a su formulación con agua termal de Avene.

Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano
Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano FOTO: Atida I Mifarma Atida I Mifarma

Isdin Protector Solar Pediatrics Gel Crema SPF50+ es ideal para niños y bebés a partir de seis meses gracias a una textura agradable de gel crema, que aporta el frescor de un gel y la hidratación de una crema. Es de fácil aplicación y absorción. Está elaborado con filtros biológicos, como la vitamina E y dexpantenol, que ayudan a reforzar las defensas de la piel. Su fórmula biodegradable es muy resistente al agua y a la fricción.

Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano
Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano FOTO: Atida I Mifarma Atida I Mifarma

Este fotoprotector pediátrico de la marca Tropicania está pensado para ser utilizado por toda la familia, pero es especialmente eficaz en la piel de los más pequeños. Presenta un elevado factor de protección solar, SPF50+ y su fórmula ayuda a proteger de los radicales libres mientras aporta una gran hidratación. Su aplicación es muy fácil y resistente al agua y con una textura ligera y de rápida absorción.

Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano
Productos Atida I Mifarma para la piel de los niños en verano FOTO: Atida I Mifarma Atida I Mifarma

Un proyecto de LR Content