Así son las joyas de Celine talladas por las manos de un prestigioso escultor

Esta variedad selecta de joyas ha sido producida por la casa en colaboración con la Fundación César, donde el escultor Cesar Baldaccini es el protagonista.

La prestigiosa firma Celine avanza las tendencias que se verán en las calles el próximo otoño. Y lo hace inspirándose en la belleza de los cristales. Su director creativo Hedi Slimane ha apostado por su significado y fuerza, acentuada en forma de anillos, puños, collares y alfileres. Pero lo mejor de esta colección es la edición limitada de 100 piezas de plata y vermeil que se ha presentado junto a la colección textil.

El vermeil, técnica que empezó a utilizarse en joyería por los orfebres franceses a partir del s XVIII, trata la plata con un recubrimiento de oro que puede ser de 18kt a 24kt. Y hace de esta selección de joyas algo altamente exclusivo. Y codiciado...

Esta variedad selecta de joyas ha sido producida por la casa en colaboración con la Fundación César, donde el escultor Cesar Baldaccini es el protagonista. El artista, en 1971, comenzó a recolectar joyas antiguas, comprimiéndolas en formas totémicas y colgantes simbólicos que colgaban de cordones o cadenas de cuero. Para esta colaboración, su creatividad no podía ser para menos. En ella, se muestran una serie de piezas que no entienden de género y que evocan la fuerza y seguridad de los talismanes.

Una sinergia deliciosa entre los complementos y las prendas de Celine, que van desde camisas con volantes, capas de algodón a cuadros, chaquetas de terciopelo y chalecos de piel, sombreros de gran ala, vestidos cortos llenos de brillo, chaquetas con tachuelas o camisas con pedrería, y que terminan de cerrar un look insuperable con las joyas de César.

Sobre la firma Céline

La firma parisina nació de la mano de Celine Vipiana al acabar la Segunda Guerra Mundial. Un contexto que narra como en sus inicios, Céline tan solo era un local de zapatería a medida para niños. Con el tiempo, sus boutiques se extendieron por todo París y sus prestigiosas clientas impulsaron que la marca se especializara en un calzado de “Alta Costura” para sus hijos.

Gracias a este éxito, su propietaria decidió extender el calzado de lujo también a las madres. Fue en la década de los 60 cuando presentó al mundo su primera línea de artículos de piel que llevaría implícito el legado que conserva hasta nuestros días: la elegancia parisina a través del uso de materiales de primerísima calidad.