Graff fabrica sus piezas con los mejores diamantes amarillos del mundo

"Un diamante amarillo es una ventana al funcionamiento de nuestro planeta", dicen los expertos.

Graff
GraffGraffGraff

El amarillo es el color del verano, de la diversión y de la alegría, también es el tono que poseen unos de los mejores diamantes del mundo. Portar el sol en una única pieza de joyería es siempre una fantástica opción.

Graff Diamonds, una empresa de joyería británica mundialmente conocida, lo sabe capturar a la perfección en sus diamantes amarillos, catalogados como los mejores del mundo. Graff obtiene las piedras en bruto y las pule de una manera sublime.

Las gemas de colores han ido ganando fuerza con el paso de los años en el mercado y existen multitud de gemas de diferentes tonalidades. Pero lo del amarillo es magia, y Graff se ha especializado en trabajar con la magia del brillo del color del narciso y su luz dorada.

Hoy en día los diamantes de este color son unos de los más buscados del planeta, y la mayor parte de la culpa la tiene el trabajo de más de cuatro décadas del fundador de la casa inglesa, quien fue uno de los primeros en destacar los diamantes amarillos de lujo, con la adquisición de su primera pieza, cuando solo se sabían apreciar los incoloros.

Graff
GraffGraffGraff

Las variantes del color más apreciadas por la firma son los cuatro grados Fancy: desde Fancy Light hasta el más perfecto en color y saturación, el Fancy Vivid de gama alta, pasando por el amarillo más pálido hasta el amarillo anaranjado profundo. El Delaire Sunsire es una de las piedras más famosas cortadas por Graff y el diamante cuadrado de talla esmeralda Fancy Vivid Yellow más grande del mundo.

La perfección del trabajo de Graff recae en el corte y pulido de los diamantes amarillos. Para llevarlo a cabo, es necesario mantener el color dentro de la piedra y llevarlo desde la parte inferior hasta la parte superior. Importante, no debe brillar, lo contrario a lo que sucede en los diamantes incoloros. Un corte que solo un maestro con gran experiencia en la materia podría conseguir. Por norma general, se tarde entre seis semanas y un año en pulir un diamante amarillo.

Por su parte, el diseño de las joyas con este tipo de diamantes por parte del departamento de diseño es excepcional. Para ello, el equipo de Graff observa detenidamente cada una de las piezas antes de ponerse manos a la obra. La firma crea combinaciones únicas que se reflejan en anillos, pulseras, collares y relojes en los que la armonía y la belleza son el principal objetivo.

Graff
GraffGraffGraff

Un anillo es la forma más pura de presentar un diamante amarillo, a través de gestos compartes su belleza desde todos los lados”, asegura Anne-Eva Geffroy, directora de diseño en Graff.