Bentley prepara un súper coupé de 2 millones de euros con Mulliner

El segundo Bentley diseñado por Mulliner será el último modelo que incorpore el motor W12.

Bentley Mulliner
Bentley Mulliner FOTO: Bentley Bentley Mulliner

La división Mulliner de Bentley está lista para sorprender al mundo una vez más. Tras el Bacalar, un exclusivo descapotable de 12 piezas, el atelier británico estaría preparando un segundo modelo único para convertirse en el Bentley más caro de la historia. Además, el diseño del coche será un anticipo del estilo de los futuros modelos de la marca.

Diseñado por el “padre” del Veyron

Bentley Mulliner
Bentley Mulliner FOTO: Bentley Bentley Mulliner

Según informan desde Autocar, el nuevo Mulliner se producirá en 25 ejemplares y tendrá una línea tipo coupé con algunas referencias evidentes al prototipo EXP 100 GT mostrado en 2019. El frontal tendrá un aspecto agresivo, con una gran parrilla biselada en las esquinas y unos faros LED ultra finos.

En los laterales encontramos unos generosos pasos de rueda y una zaga muy original que lo diferencia completamente del Continental GT. En general, el Bentley será diseñado por Andreas Mindt, jefe de diseño de la marca británica y uno de los diseñadores del Bugatti Veyron y de los SUV Audi Q8 y e-tron.

El canto del cisne del W12

Bentley Mulliner
Bentley Mulliner FOTO: Bentley Bentley Mulliner

Como ya se ha mencionado, el estilo del Mulliner inspirará a los futuros Bentley eléctricos, pero este modelo tendrá un clásico motor 6.0 W12 con doble turbocompresor. En el Continental GT Speed, este motor ofrece 650 CV y 900 Nm de par, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 3,6 segundos y una velocidad máxima de 335 km/h.

Bentley Mulliner
Bentley Mulliner FOTO: Bentley Bentley Mulliner

Se espera que las cifras y las prestaciones se confirmen en gran medida (o se mejoren) con el nuevo Mulliner, que podría ser el último Bentley en incorporar el motor de 12 cilindros en W. También se comparte con el Continental GT Speed el sistema de frenado con discos carbocerámicos de 440 mm, los ajustes de la suspensión y gran parte del chasis. El precio, sin embargo, promete ser aún más prohibitivo.

Autocar habla de un precio de lista básico de 1,5 millones de libras (1,75 millones de euros), pero las innumerables personalizaciones ofrecidas por Mulliner podrían hacer que el total superara ampliamente los 2 millones de libras (2,35 millones de euros).