Facebook censura las camisetas feministas de unos madrileños

Son estudiantes de un grado de emprendimiento y han creado una empresa de camisetas con diseños que incluyen el pecho de la mujer para sumarse al movimiento feminista. “Nos han invisibilizado”, denuncian

Las camisetas de Atrevindicativa se suman al movimiento feminista y denuncian la censura que existe en Facebook e Instagram
Las camisetas de Atrevindicativa se suman al movimiento feminista y denuncian la censura que existe en Facebook e InstagramAtrevindicativa

Un grupo de estudiantes madrileños está sufriendo directamente la censura de Facebook e Instagram, como denuncia. Forman parte de un grado de emprendimiento llamado LEINN que imparte el centro TeamLabs en Madrid. Como parte de su formación, "debemos crear una empresa durante los cuatro años que dura el grado. Así fue como decidimos montar Atreveindicativa", explica a LA RAZÓN Iván Blanco, cofundador de la compañía.

Desde hace algo más de dos años y medio, pusieron en marcha una línea de camisetas "reivindicando la causa feminista". Blanco explica que "los pechos son la principal causa de su proyecto", ya que buscan "equipararlos sin importar su sexo, naturalizar su imagen, desexualizarlos y acabar con su censura". Todo ello, ha cosechado un importante éxito en redes sociales y ya cuentan con más de 40 mil seguidores en Instagram. Lo cierto es que el propósito de la empresa no es únicamente vender ropa, si no "ampliar el debate que existe sobre el feminismo y la censura, como está ocurriendo con determinadas obras de arte".

Sin embargo, parece que a los responsables de publicidad de Instagram y Facebook no les gustan tanto sus diseños. "Nos dijeron que no respetábamos sus políticas de publicidad y que, por tanto, no podíamos anunciarnos en estas plataformas", sostiene Blanco. Todo porque se muestran los pechos femeninos en sus diseños. Sólo les quedó la opción de promocionarse a través de influencers. "Nos respondieron muy bien artistas como Itziar Castro o Eva Hache, que están muy comprometidas con la causa". A pesar de todo, "nos han bloqueado y ahora casi somos invisibles", subraya el joven emprendedor. Aunque es muy difícil contactar con algún trabajador de la empresa de Zuckerberg, "al final dimos con una persona que gestiona la publicidad. Tardó 15 días en respondernos y solo nos dijo que no cumplíamos con las bases. Le respondimos con nuestros argumentos y no supimos más de él".

Poco a poco, "nos fueron restringiendo los comentarios, no nos dejaban dejar mensajes en publicaciones y mucha gente nos dejó de seguir. Nos han anulado", denuncia. Y es que, para este pequeño grupo de emprendedores las redes sociales son básicas para poder subsistir. "Dependemos mucho de ellas y si nos siguen bloqueando no sabemos si podremos seguir con el proyecto". Al vender camisetas a precios muy razonables -no superan los 15 euros-, si "no mantenemos las ventas, la empresa no va a ser viable porque sólo cubrimos costes"