El primer cirujano de Ifema: “Este hospital nos ha salvado la vida”

El diputado del PP en la Asamblea de Madrid Eduardo Raboso realizó la primera traqueotomía en el hospital de campaña mientras sonaba el himno de España: “Nada podía salir mal”

El diputado del PP Eduardo Raboso ha realizado la primera intervención quirúrgica en Ifema
El diputado del PP Eduardo Raboso ha realizado la primera intervención quirúrgica en Ifema FOTO: Comunidad de Madrid

Es diputado del Partido Popular desde el año 2013, portavoz de Sanidad en la Asamblea de Madrid y jefe del Otorrinolaringología del Hospital la Princesa. Ahora también tiene el honor de ser el primer cirujano que ha operado en el hospital de campaña que se ha instalado en Ifema. “Ahora mismo no hay ningún médico que no quiera entrar en la pequeña historia de Ifema”, cuenta Eduardo Raboso en una conversación con LA RAZÓN apenas un día después de realizar una traqueotomía en el que se ha convertido en centro sanitario de referencia del país. Atiende a este periódico en un descanso de los interminables servicios que desde hace más de un mes soportan los profesionales sanitarios.

“El procedimiento tiene un riesgo altísimo, por eso diseñamos un procedimiento específico para reducir al máximo las posibilidades de contagio”, subraya. Y, a tenor de lo que ha ocurrido hasta el momento, parece que no ha fallado, porque tanto él como su equipo han realizado más de 50 intervenciones siguiendo este protocolo. Él fue el encargado de dirigir las dos primeras, lo necesario para cerciorarse de que las medidas que habían tomado eran certeras. “No nos confiamos, pero nos vemos con solvencia para hacer las que haga falta”, añade.

Raboso se desplazó el jueves a Ifema acompañado de dos de sus adjuntos. Curiosamente, entró en el recinto inmediatamente detrás de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y del presidente del Partido Popular, Pablo Casado. Llegó en su coche, el vehículo en el que él mismo transportó el instrumental que consideró necesario para realizar la operación. Aparcó justo delante del pabellón 9, donde se realizó la intervención, el único que hoy por hoy continúa en activo.

Este cirujano recuerda con especial cariño el momento en el que empuñó el bisturí. La operación estaba programada para las 12 de la mañana y no hubo retrasos. Raboso no se enteró hasta ese mismo momento del ritual que se sigue en Ifema todos los días a media mañana y también a las ocho de la tarde: suena por los altavoces el himno de España: “En ese momento sabía que nada podía salir mal”. Llenos con esa inyección de patriotismo, su equipo realizó una operación que se desarrolló sin incidentes y que duró aún menos que la media.

Y de hecho no lo hizo. Ayer mismo, el edil de la Asamblea llamó a los responsables para interesarse para la salud de su paciente, a la que decidieron intervenir ya que arrastraba dificultades para respirar aún intubada desde hacía días. “Ella sola no remontaba”, recuerda. Pero ahora ha cogido carrerilla. “Su función respiratoria ha mejorado de forma dramática, de hecho, ya estaban intentado que dejara el respirador”. Raboso ya sabe que es posible que el jefe de las UCI de Ifema, Ignacio Pujol, le requiera para una segunda intervención pronto. Es posible que pida que sea a las 12 para repetir el ritual que tanta fortuna ha deparado.

También tiene un hueco para ensalzar las virtudes del hospital que ha maravillado al mundo. “Es una instalación espectacular, es un orgullo haber podido levantarla en cuestión de horas. Nos ha salvado la vida”, dice, y lo justifica por la descarga de trabajo que ha supuesto para los hospitales. “Para nosotros fue un punto de inflexión”, recuerda. Tampoco se olvida del papel de los hoteles medicalizados en este aspecto.