La Policía Municipal teme un aumento de hurtos famélicos en Madrid

Las personas que reciben ayudas de Cáritas se han triplicado durante el estado de alarma lo que podría disparar la sustracción de productos de primera necesidad en comercios o supermercados

La Policía municipal cree que la situación de necesidad preocupante en la que se van a encontrar muchas familias por la crisis económica generada por el Covid-19 pueda derivar en un aumento de hurtos famélicos, es decir, de sustracción de productos de primera necesidad en comercios o supermercados. Esa preocupación ha sido trasladada a la Consejería de Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, que se encarga de la coordinación de las policías locales de la región.

Aunque no hay una comunicación oficial por escrito sobre esta circunstancia, si que se prevé una variación de la tipología de delito, tal y como ha ocurrido durante el confinamiento. Y los agentes creen que los robos de alimentos vendrán de la mano de la durísima situación económica que derivará en un aumento de la tensión social. De hecho, ya se están efectuando test para detectar contagios a cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado para garantizar que el mayor número de efectivos esté operativo, aseguran desde Justicia.

“Hay personas que viven de alquiler y no van a poder pagar las cuotas o familias desestructuradas que van a tener que comer, por eso creemos que podemos tender hacia una ola de robos, aunque, por ahora, el tejido social está funcionando bien, las asociaciones de vecinos están ofreciendo mucha ayuda y creemos que la economía se va a recuperar antes de lo que pensamos”, explican desde el sindicato Csif.

Si bien en un primer momento las intervenciones de los agentes se producían en la calle al verse obligados a actuar al detectar personas que no respetaban el estado de alarma, han ido aumentando las intervenciones en domicilios “por violencia de género o bien por situaciones de conflictividad entre vecinos o entre personas que comparten un mismo piso”, aseguran desde el sindicato Csif.

En el último mes, el número de familias que han recibido ayudas económicas por parte de Cáritas Diocesana de Madrid se ha triplicado respecto al mismo periodo de 2019.

Ahora, entre las personas que reciben ayuda de Cáritas , si las comparamos con las de los meses anteriores a la declaración del estado de alarma, se aprecia un aumento significativo de las personas con un trabajo por cuenta ajena (principalmente a causa de ERTES y no haber percibido aún prestaciones), personas menores de 30 años y personas de origen extranjero que, debido a que muchas de ellas trabajan en economía sumergida (servicio doméstico, cuidado de menores y personas mayores, etc.), según informa Cáritas.