Madrid: 25 años de avances

"Madrid ha experimentado un espectacular proceso de modernización, desarrollo social y apertura al mundo"

Se cumplen ahora 25 años de la investidura de Alberto Ruiz-Gallardón como presidente de la Comunidad de Madrid. Tras la hegemonía socialista durante los primeros años de historia de la autonomía madrileña, se inició entonces un nuevo ciclo político que, con la lógica evolución marcada por el paso del tiempo, se extiende hasta hoy.

Desde mi posición como presidente del PP de Madrid y diputado autonómico tuve el honor de participar en aquel ilusionante momento de cambio que fue, además, antesala del otro que tendría lugar un año después en el Gobierno de España con la llegada a la presidencia de José María Aznar. Desde aquellas fechas hasta ahora mucha agua ha pasado bajo el puente, pero, si tengo que describir con unos pocos rasgos lo que ha supuesto este cuarto de siglo para nuestra región, diría que Madrid ha experimentado un espectacular proceso de modernización, desarrollo social y apertura al mundo, que ha sido fruto ante todo del esfuerzo y de la iniciativa de los madrileños, y que se ha visto estimulado por un ambicioso espíritu reformista, denominador común de todos los equipos de gobierno que han ido sucediéndose en la sede de la Puerta del Sol desde 1995 hasta este complicado 2020.

En efecto, estos 25 años han servido para que Madrid reforzara su posición de liderazgo como locomotora del crecimiento económico y la generación de empleo en toda España, auspiciada por una potente red de equipamientos e infraestructuras de transporte, una decidida política de estímulos a la inversión y el emprendimiento, y una apuesta constante por la innovación y la economía sostenible.

Desmintiendo los más arraigados prejuicios ideológicos de las izquierdas, Madrid es la prueba más evidente de que nunca son las políticas tributarias vorazmente extractivas las que más recursos pueden allegar para el sostenimiento de los servicios públicos, sino que, exactamente al contrario, la moderación fiscal, especialmente la orientada a bajar impuestos a las rentas más bajas y a las pequeñas empresas, tiene la virtud de favorecer la actividad económica y, por tanto, aumentar la recaudación.

Merced a esta constante de los sucesivos gobiernos del PP, Madrid ha podido ir desplegando y fortaleciendo sus sistemas públicos de educación y sanidad, así como el conjunto de sus políticas sociales, en las que muestra Comunidad siempre ha estado en vanguardia, al igual que en asuntos de tanta relevancia social como la lucha contra la violencia de género o el desarrollo de políticas LGTBI. Para el PP de Madrid los derechos sociales nunca han sido, como para la izquierda, un mero eslogan, sino una cuestión central en nuestra agenda de trabajo, siempre junto con la defensa de la libertad. Desde Alberto Ruiz-Gallardón hasta Isabel Díaz Ayuso.