La Guardia Civil habla con los patriarcas para evitar venganzas tras la tragedia de El Álamo

Los cuerpos de un hombre y una fueron localizados en los márgenes de la carretera M-404 tras una reyerta durante una fiesta de pedida. También fue encontrada herida otra joven de 18 años

El «pedimiento» –la fiesta que celebran los novios de etnia gitana antes de la boda– acabó en tragedia en El Álamo. El domingo arrancaba con algarabía la celebración, pero no duró mucho. Alrededor de la medianoche, los vecinos cercanos al bar donde se celebraba, situado en la calle Libertad de la localidad, comenzaron a oír gritos. Algo no iba bien.

Pasaban quince minutos de las ocho de la mañana de ayer cuando un conductor que circulada por el kilómetro 6 de la carretera M-404 divisó algo que le pareció extraño en uno de los márgenes. Una vez dado el aviso, hasta el lugar se desplazaron sanitarios del Summa 112 que encontraron el cadáver de una mujer y, muy cerca, a una joven de 18, que aún se encontraba consciente si bien presentaba graves heridas en las piernas, así como un traumatismo craneoencefálico. La chica era trasladada inmediatamente al Hospital Doce de Octubre potencialmente grave mientras la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Local, se hacía cargo de la investigación.

Debido a los fuertes traumatismos que ambas presentaban y al lugar donde fueron halladas, desde un primer momento se estableció el atropello como causa. Es más, se trataba de un arrollamiento intencionado. Los agentes del Instituto Armado, en busca de pistas en la zona, localizaron poco tiempo después un segundo cuerpo, en esta ocasión de un varón semioculto entre la maleza. La Guardia Civil investigaba ayer si los cuerpos correspondían a la pareja de novios, algo que finalmente quedó descartado, según informaron hoy fuentes de la investigación.

En redes sociales tiempo antes ya se alertaba de la tragedia que estaba en curso: «En la carretera que va del Álamo a Navalcarnero he visto a gente agarrada al capó de un coche que huía», aseguraba un vecino. Según relataron algunos testigos, un hombre llegó a conducir temerariamente, atropellando a varias personas, entre ellas al menos a un niño, y que quedaron tendidas en la calle.

Cuando los servicios de emergencia llegaron, no había heridos, porque habían sido trasladados a centros médicos por sus familiares. Entre ellos hay tres que fueron al hospital Rey Juan Carlos de Móstoles, entre ellos un menor, según detallaron a Efe fuentes de la investigación.

Desde el ayuntamiento de la localidad no tardaron en pronunciarse para aclarar a los preocupados ciudadanos qué es lo que había ocurrido debido a la confusión inicial. Tras detallar los hechos, apuntaba a que se trata de personas residentes en el asentamiento que hay junto al río Guadarrama en Navalcarnero y de otro clan de Madrid. Según el Ayuntamiento, la Policía Local se personó muy pronto en el lugar de la fiesta, pero, al ver que se agravaba la situación, dio aviso a la Guardia Civil.

«La reyerta entre los clanes era ya muy violenta, lanzaban todo lo que estaba a su alcance, cuando un vehículo conducido por uno de ellos, presuntamente de forma intencionada, atropelló a otras personas implicadas en la reyerta», añadió para después precisar que en ese momento no se confirmó que hubiese habido disparos o heridos por arma blancas. En la operación participaron Policía Local, numerosas patrullas de la Guardia Civil, el 112, Protección Civil, así como la grúa municipal para restablecer la normalidad a la zona.

Ayer, según informó Efe, los investigadores mediaban con los patriarcas de los diferentes clanes para que calmen los ánimos y no haya venganzas. El Ayuntamiento de El Álamo ha pedido que se refuerce la seguridad y la Delegación del Gobierno ha anunciado su intención de hacerlo. El Consistorio los ha solicitado, incluidos los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), «en prevención de posibles venganzas entre los clanes», así como la celebración de una Junta de Seguridad Local urgente de la Delegación de Gobierno.

El Ayuntamiento ha expresado en varias ocasiones «su malestar por la inacción de las administraciones competentes, al respecto de la situación ilegal del citado asentamiento que pertenece al término municipal de Navalcarnero».