Intervención educativa en el corazón del “botellón”

Madrid Salud trabajará en varios puntos de las fiestas de la Paloma para disuadir a los jóvenes

Una de las intervenciones de "Acción Botellón" por parte de Madrid Salud
Una de las intervenciones de "Acción Botellón" por parte de Madrid Salud FOTO: Ayuntamiento de Madrid

Las plaza de las Vistillas. de la Paja y de la Cebada; la Carrera de San Francisco, la Puerta de Moros, la Calle Toledo... Todos ellos, lugares en los que hoy se respirará un ambiente festivo como corresponde a las fiestas de la Paloma; y todos ellos, puntos susceptibles de acoger «botellones». Un delito cuya peligrosidad, en época de pandemia, ocupa y preocupa al Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, a la respuesta policial va unida la educativa. Un buen consejo a tiempo puede no solo prevenir comportamientos de riesgo. También puede salvar vidas.

Madrid Salud, organismo dependiente del Área de Portavoz, Seguridad y Emergencias, con Inmaculada Sanz al frente, pondrá en marcha hoy en los lugares antes citados su plan «Acción Botellón». Se trata de aquellas intervenciones socioeducativas dirigidas a adolescentes y jóvenes que, durante su tiempo libre, se reúnen en espacios abiertos (tales como parques, pistas deportivas, solares, etc.). ¿El objetivo? Orientarles hacia el «no consumo», así como a un modelo de ocio en el que el alcohol no es necesario para pasárselo bien.

En esta ocasión, se trata de un equipo de intervención de cuatro profesionales, que, de 20:00 a 00:00, recorrerán estas céntricas calles madrileñas. Como explica a LA RAZÓN. María Pérez, de Madrid Salud, los trabajadores «contactamos con los jóvenes y los menores de edad con el objetivo de que no beban. Pero también con mayores de edad, con la finalidad de que, si beben, lo hagan con el menor riesgo posible». Para ello, se les presenta un cuestionario por el que se les pregunta por «sus creencias en relación con el consumo de alcohol. Por ejemplo, los mitos de que el alcohol calienta, o el de que, gracias a beber, se liga más. También se les cuestiona por sus conocimientos en relación a los riesgos del consumo y por sus actividades de ocio, para ir generando un diálogo que tiene como objeto la motivación al no consumo».

A esta labor realizada por Madrid Salud hay que sumar una nueva tarea: reforzar las medidas de prevención en relación con el Covid. De ahí que, en ese diálogo con los usuarios, salgan a relucir cuestiones tales como su «conocimiento de las medidas preventivas o sobre la vacunación».

En esa labor también es importante el «juego»: concursos, «roscos» del tipo «Pasapalabra»... «Son dinámicas que ayudan para trabajar con ellos esa motivación hacia el no consumo».

Este trabajo de Madrid Salud no solo responde a eventos concretos como las fiestas de la Paloma. Es constante a lo largo del año. María Pérez señala que organismo municipal diseña una serie de itinerarios de intervenciones, realizado a través de las coordinaciones con Junta de Distrito, Policía Municipal-UID, Agentes Tutores y las encuestas al vecindario. Porque el «botellón» no solo concierne a quien lo consume; también al que proporciona el alcohol. «Trabajamos con los comerciantes de la zona y les recordamos que pueden vender a menores. Y si ven que alguien está bebido, tampoco deben procurarles alcohol».

En 2019, la iniciativa de «Acción Botellón» llegó a alrededor de 6.000 jóvenes. El año pasado, atípico por los meses de confinamiento y los toques de queda, solo fueron unos 1.100 los beneficiados. Este año se espera volver a tener un alcance acorde con la nueva normalidad que vivimos. De hecho, en lo que va de 2021, ya se han realizado 40 intervenciones. Y todo indica que, en esa misión de erradicar el alcoholismo en los jóvenes, aún queda trabajo por delante.