El otro frente de Ayuso: el “sí” de Vox a los Presupuestos de 2022, en punto muerto

Rocío Monasterio afronta el proceso sin prisa a la hora de negociar: “Hay tiempo hasta diciembre”

La negociación de los Presupuestos de la Comunidad de Madrid para 2022 sigue en punto muerto. Ayuso no quiere negociar las cuentas con el PSOE. Lo dijo el miércoles y ayer lo volvió a repetir con contundencia en la sesión de control al Gobierno en la Asamblea de Madrid después de que el nuevo portavoz del PSOE, Juan Lobato, que se estrenaba en el cargo, volviera a proponer una negociación basada en un consenso parlamentario amplio.

Pero Ayuso no halla puntos de encuentro con los socialistas. «No encuentro un solo motivo: ustedes pretenden subir los impuestos en Madrid, como han dicho tantas veces; han subido las cuotas a los autónomos; nos están dando la espalda de manera vergonzosa con los fondos europeos. Dígame en qué nos podemos encontrar. Aquí no estamos para repartir miseria y, por eso, no puedo pactar con el Partido Socialista los presupuestos», sentenció.

La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio
La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio FOTO: A. Pérez Meca Europa Press

Lo que sí quiere la presidenta regional es el respaldo de Vox. Por eso volvió a pedir su apoyo para sacar adelante las cuentas del próximo año. «Les pido humildemente su apoyo, es de ley entendernos. Ambos partidos nos tenemos que entender para dar estabilidad a los ciudadanos».

Pero Monasterio no esta dispuesta a dar el sí sin que antes se atiendan sus reivindicaciones: «educación gratuita, fomento de empleo, plazas de FP y seguridad para que cuando los niños vayan al colegio no hayan sido adoctrinados en la aulas por políticas y leyes que aprobaron en el Parlamento», recordó en la Cámara regional. Ayer mismo registró su Ley de Igualdad en la Asamblea, que pasa por la supresión de las leyes LGTBI, pero por ahora los de Monasterio solo ha conseguido que el PP esté dispuesto a hacer «cambios técnicos». También quedó registrada en la Asamblea su iniciativa de gratuidad de la educación en etapas que no son obligatorias. Ahora que sus exigencias están por escrito, como pedían desde el Ejecutivo madrileño, «lo que necesitamos es que nos contesten». Porque si hay algo que tiene claro Monasterio es que para negociar los Presupuestos para el próximo año «todavía hay tiempo hasta el mes de diciembre».

La portavoz de Más Madrid, Mónica García, fue especialmente crítica con las cuentas presentadas por el Ejecutivo madrileño y no ocultó calificativos durante la sesión de control al Gobierno en la Cámara regional. «Esperábamos que presentara unos Presupuestos empáticos con el esfuerzo de los madrileños, pero nos ha traído unos Presupuestos negacionistas, amarillentos y peores que los predecesores, que traen recortes de los derechos Lgtbi».